La caótica historia de Christian Death

Christian_Death_logo

 

Hoy me gustaría hablar de una banda que yo considero casi como una broma, y desafortunadamente para ellos creo que no soy el único. Después de más de 35 años de historia, los americanos Christian Death, una banda de cierto renombre en la escena gótica durante mucho tiempo, se encuentran desde mi punto de vista en uno de los puntos más bajos de su caótica historia.

Para los que sólo les conozcan de nombre, esta es una banda creada por Rozz Williams en el año 1979, que sufrió varios cambios de formación a lo largo de sus primeros años de vida; fueron pioneros en la creación del gótico americano, y de lo que luego se ha conocido como el deathrock, pero sería muy complicado encuadrarles en un estilo concreto. Junto al propio Rozz Williams, o a las cantantes Eva O y Gitane Demone, formó parte de la banda en esos primeros años un chico llamado Valor Kand, que con la marcha en 1985 de Rozz Williams se acabaría quedando como estandarte del grupo. Precisamente unos años más tarde y gracias a cierto éxito por parte de la banda, Kand y Rozz Williams se disputaron los derechos del nombre Christian Death, con la Justicia dando la razón a Valor.

Rozz Willams hace tiempo que nos dejó, concretamente en 1998 se suicidó como consecuencia de sus múltiples problemas, con el alcohol y las drogas, con Valor y Christian Death; uno de estos genios creativos que no necesariamente encontró el lugar que les correspondía en este mundo, ni por supuesto el éxito en vida. Aunque volvió a reunir en ocasiones a algunos miembros de la banda original bajo el nombre de Christian Death featuring Rozz Williams, sus últimos proyectos musicales fueron Shadow Project y Premature Ejaculation. Aún hoy Rozz Williams es considerado uno de los padres de la música gótica e influencia de muchos músicos en décadas posteriores.

Por su parte Valor Kand ha sido la cara reconocible de Christian Death durante ya más de 20 años, y desde 1992 cuenta a su lado con la bajista Maitri, siendo los únicos miembros permanentes del grupo. Durante todo este tiempo Valor ha tenido que aguantar los comentarios de traidor y ladrón por parte de todos aquellos que piensan que robó el nombre del grupo a Rozz Williams, y todavía muchos fans consideran que Christian Death acabaron en 1985. En mi caso, la verdad es que como no soy demasiado fan del grupo, no tengo una gran opinión, me da igual; la historia me resulta entretenida y supongo que hay de todo: Rozz era una persona compleja, Valor anduvo listo en su momento y se aprovechó de la situación; porque además ya sabemos que muchos artistas nunca se han preocupado demasiado de la parte del business, y este será otro ejemplo más. Por otro lado, Valor ha mantenido Christian Death en funcionamiento durante muchísimo tiempo ya, aunque claro, cabría preguntarse a quién le interesa lo que haga Valor Kand si no lleva el nombre de Christian Death… y como ahora veremos, ni llevando el nombre.

 

 

La discografía de Christian Death, después de todos estos años, es extensísima, pero tremendamente irregular; yo recomendaría tan sólo el segundo disco de la era Rozz Williams, “Catastrophe Ballet” (que por cierto, dio nombre a una excelente banda alemana); en un momento dado convivieron los Christian Death de Valor, los de Rozz Williams, e incluso hace unos años estuvo girando una versión de la banda llamada Christian Death 1334 con Eva O al frente… y si a eso sumamos una cantidad enorme de recopilatorios, directos, etc. vemos que es muy complicado seguirles la pista, aunque temas buenos, casí todos de esa primera época de Rozz Williams, si acaso.

Y llegamos a Christian Death en 2015, con el ínclito Valor y su fiel Maitri, que han tenido la ocurrencia más común de los grupos hoy en día cuando los sellos no quieren seguir perdiendo dinero con sus nuevos trabajos, y es hacer un proyecto de crowdfunding. Pero claro, tratándose de este grupo, algunas cosas parecen de broma: entre los premios encontramos una cena íntima con la amiga Maitri, que ya no es ninguna veinteañera y podría ir un poco más recatada tanto en sus directos como en videos y fotos promocionales, aunque me temo que es de los pocos atractivos de Christian Death hoy en día; el Reverendo Valor te bautiza a tu hijo o te casa por la módica cantidad de 2000€ (por supuesto nadie lo ha comprado) o el más delirante, por 20.000€ Christian Death tocan en tu funeral, cuandos sea. Supongo que si se mueren ellos antes, no te devuelven el dinero, claro, pero es que realmente me parece que es todo una broma sacacuartos. Lo mejor de todo es que llevan ya más de 30 días con la campaña de crowdfunding y por ahora han conseguido la pírrica cifra del 13% del valor, que por cierto, es la primera vez en un proyecto de crowdfunding donde no veo la cantidad total, lo cuál añade más gracia al asunto, porque por ejemplo el video lo encuentro delirante.

 

Sobre JR

Javier Roa ha escrito 127 entradas en este blog.

  1. Pingback: Artistas polivalentes: John Baizley de Baroness - El Futuro Perfecto

  2. Son patéticos. No le llegan ni a la suela del zapato de Rozz.
    Always Rozz. Fuck Valor trash.

  3. Qué crítica tan cruel e injusta. Pero tú quien te crees niñato para repartir de esa manera? Te has mirado en el espejo mono mierda?