El mundo multipolar en la industria musical

Hace un tiempo trabajaba yo en una consultora que denominaba mundo multipolar a aquello que comúnmente se llamaba globalización, y trataba de analizar cómo el mundo, gracias sobre todo a las nuevas tecnologías, estaba cambiando enormemente, y hablaba de cinco dimensiones, de las cuáles creo que tres son perfectamente adaptables al universo musical de hoy en día: ganar la batalla del talento, los flujos de capital multidireccionales, y los consumidores emergentes.

Flujos de capital multidireccionales: con esto nos referimos a que anteriormente, el dinero siempre fluía de los países desarrollados a los países en desarrollo, mientras que en la última década hemos visto cambios drásticos en este sentido. Así, mientras a nivel empresarial una empresa india como Tata compraba dos símbolos británicos como Jaguar y Land Rover, también veíamos cómo la china Lenovo compraba la división de PCs de IBM o cómo la también india Mittal se hacía con el gigante europeo del acero con base en Luxemburgo Arcelor. Y en la música quiero ver movimientos parecidos: en los últimos meses veo compañías chinas fichando grupos españoles o americanos, al tiempo que dan a conocer a grupos de su país, sellos rusos editando grupos españoles, grupos británicos de moda en el underground gótico cuyas obras salen a través de un sello griego… es decir, para nada pasa ya todo por el eje USA-UK, igual que ocurre con el talento, y desde allí se sirve al resto del mundo. Y en este caso hablo de ejemplos que conozco de música underground, pero estoy seguro que pasa lo mismo en muchos otros estilos musicales. Y claro, todo esto es posible gracias a la tecnología, que hace que cualquiera pueda montar un webstore, un bandcamp o cualquier otra tienda virtual, y enviar desde y hacia cualquier parte del mundo.

La batalla del talento: hoy en día la música que escuchamos tiene su origen geográfico en los países más insospechados. En los años 80 y gran parte de los 90, básicamente había 3 tipos de procedencia de la música: local, es decir, española y cantada en español y a partir de los 90 algo más en inglés; en segundo lugar la música anglosajona del eje Londres-USA, y por última una parte residual de música de otros países, generalmente cantada en inglés. Pues bien, hoy en día, gracias a la tecnología, podemos descubrir bandas de cualquier zona del mundo, y en muchos casos cantando en su idioma, lo cuál en muchos casos no supone ningún problema. ¿Alguien pensaba que un grupo que cantaba en alemán como Rammstein podía tener éxito en España?, ¿o que el absoluto número 1 de 2012 sería una canción de un coreano, cantada en coreano?. ¿Somos fanáticos de la potente escena doom chilena o del post-rock hecho en ese mismo país? No hay problema, su música se puede conseguir tanto en digital como, con algo más de trabajo, en formatos físicos. ¿Un grupo de post-metal de Indonesia publicando un compartido con un grupo americano? No problem, my friend. ¿Grupos multinacionales y multiculturales componiendo obras maestras a base de intercambiarse archivos a través de Internet? Lo más normal del mundo, y más ahora con el auge de los servicios en la nube, pensados precisamente para entornos colaborativos y distribuidos.

Y dejo para el final lo más importante: los consumidores. De nuevo la tecnología posibilita que la música no tenga fronteras de ningún tipo, esto ya ocurría anteriormente, por ejemplo unos Cheap Trick siendo más famosos en Japón que en USA (de ahí su famoso “Live at Budokan” cuando en su tierra eran unos desconocidos), o el ejemplo de unos Ramones, de los cuáles vemos en sus documentales a centenares de fans esperándoles en su hotel en Sudamérica mientras que fuera de NYC o incluso en su propia ciudad eran incapaces de llenar un local de mediano aforo. Y hoy, cuando uno quiere exponer su música al público ahí fuera, no hay que pensar en que te escuchen en tu barrio, en tu ciudad o en tu país. Tus potenciales oyentes, y por tanto, potenciales fans, son los más de 7000 millones de personas que poblamos este planeta. No hay barreras, porque incluso en el continente africano ya sabemos que la penetración de los móviles es altísima comparada, sobre todo analizada en comparación a su renta pero ¿alguien dudamos que habrá un Spotify/Pandora/Sirius africano low cost cuando dispongan de ancho de banda suficiente?

Algo que siempre me resulta curioso es que cuando la gente ve fechas de grupos en países con culturas musicales en teoría distintas a las nuestras. ¿Lacrimosa viajando a México para una gira por aquel país con 2/3 fechas en la capital?. Amigo, hablamos de la ciudad, tras Tokio/Yokohama, más poblada del planeta. Aunque esa música no sea extraordinariamente popular en México, 3.000/4.000 de fans en un área metropolitana de más de 25 millones de personas no es tan complicado, pura matemática.

Y es que hablamos también de que gracias la globalización, y al crecimiento en algunos países de la clase media, el consumo de bienes y servicios en general ha aumentado de forma exponencial… y sí, esos 400-500 millones de chinos que ahora forman la clase media demandan música… ¿que por ahora es en gran parte local? Con el paso del tiempo, y con servicios de streaming y de descubrimiento de artistas occidentales, China, y por supuesto también India, son los mayores mercados del mundo, con más de 2.500 millones de habitantes entre ambos. Recuerdo hace un par de años que Alcest anunciaron una gira por China… 15 ó 20 ciudades de más de 1 millón de habitantes, y muchas con muchos más, recibiendo un grupo de post-black/shoegaze francés. En el futuro China e India serán escenario de larguísimas giras, enormes festivales para todo tipo de bandas. Y lo mejor es que aquellos que ahora se aventuren y sean los primeros tendrán mucho ganado, porque además esta parte del mundo está hambrienta de nuevas y diferentes emociones. Rusia hoy en día es probablemente el mayor consumidor de post-rock a nivel global, con todo tipo de bandas europeas y americanas girando no sólo por Moscú y San Petersburgo, sino por muchas otras ciudades. No es casualidad que todos estos países formen parte de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que han alcanzado unos crecimientos espectaculares en la última década y pese a que ahora este crecimiento se esté viendo ralentizado (hablamos de que China “sólo” crece un 7%), el potencial consumidor de gran parte de su población todavía va a seguir creciendo.

Y para finalizar, y cuando piensan los artistas en las exiguas cantidades que reciben por streaming hoy en día, ¿se dan cuenta de lo que puede ser ese modelo de negocio en el futuro? Al cheque pequeñito de Spotify España le sumamos el algo más abultado de Spotify Alemania, para pasar a los cheques de US, que son el de Pandora, el de Spotify y el de Sirius entre otros muchos, y luego todavía vienen el de 10 servicios de streaming indios y otros 20 chinos… y el brasileño, y el de Indonesia… ¿cuántas reproducciones se pueden sumar? En fin, como ya comentábamos hace poco tiempo, el futuro de los servicios de streaming, pero también de compra, tanto de música como de productos asociados/licenciados puede convertir la música en la industria muy rentable que solía ser. Pero eso sí, toca trabajar mucho, toca viajar (¡o no tanto, si podemos cobrar por actuaciones vía web!), anticiparse, arriesgar, innovar… en definitiva, lo que le toca a cualquier negocio global hoy en día.

Videos en este post:
Lebanon Hanover son un duo inglés de coldwave/post-punk que publiquen en el sello griego Fabrika Records
Bauda es un grupo chileno que actualmente practica un estilo musical típicamente europeo como es el neofolk o el post-rock y que anteriormente eran más doom/folk
Cheap Trick no necesitan presentación
Lacrimosa son suizos/alemanes y poseen una gran base de fans en México y el resto de Sudamérica, al igual que en Europa Central y del Este, incluyendo Rusia, y más recientemente, en China, Corea y Japón
Dopamine es una banda china de post-black/shoegaze instrumental editada por el sello chino Pest Productions, que publica bandas de gran cantidad de países, incluyendo España

Festival musical de cine online

Ok, parece que el título de la entrada pueda llevar a confusión, pero esta mañana he leído en El Confidencial sobre esta iniciativa llamada Filmin Music Festival y no he podido resistirme. Al principio he pensado que merecería la pena ver la película “Auto” de la que hablaban, pues parece que trata sobre los temas relacionados con la industria musical que me interesan y que voy comentando por aquí. No es que Vetusta Morla o Jero Romero de los Sunday Drivers me interesen demasiado musicalmente, pero quizás sí lo que tienen que contar.

La verdad es que lo siguiente que he pensado ha sido “luego me la bajo”, pero luego he leído la iniciativa del Filmin Music Festival y he visto lo que me ofrecían: nada menos que 37 películas para ver en 30 días (y eso que como no me he enterado hasta hoy, ya voy tarde jeje) relacionadas con la música y categorizadas en modo festival. “Auto” es una de las cuatro que sólo están disponibles aquí como estrenos exclusivos, pero he echado un vistazo a las demás y: Ramones… bien, por supuesto; George Harrison… mmmm, seguro que a mi mujer le interesa; Standstill… les tengo la pista perdidísima desde que eran un grupo de post-hardcore, pero seguro que es interesante; una peli sobre el colgado de Genesis P-Orridge… me puedo esperar cualquier cosa; el “Some Kind of Monster” de Metallica… perezón que ni lo compré a 5 libras, pero venga… total a pagar… 7€. Por el precio de una copa de garrafa en Madrid tengo una peli todas las noches de aquí al 15 de Agosto, y además estoy apoyando este tipo de iniciativas, que son el futuro del cine. ¿Y lo mejor? Nada de tonterías de complicadas subscripciones ni de abonos anuales, ¿lo quieres? ¡pues ahí lo tienes!, y a un precio que anima a pagar… ¡¡¡una hora de mi tiempo vale mucho más que esos 7€!!!

Ya comentaré más adelante qué tal ha ido todo, por ahora el único pero es que no me he podido registrar con la cuenta de Facebook y he tenido que hacerlo en Filmin, no es grave. Veremos también cómo es el tema de las versiones originales y los subtítulos, que la de los Ramones parece sólo disponible en versión original con subtítulos sin posibilidad de quitar estos… seguiremos informando desde el festi.

The Gaslight Anthem: punk rock meets Springsteen

Hablemos hoy de estos chicos de New Jersey llamados The Gaslight Anthem, que con cada nuevo álbum que ponen en el mercado, cuatro hasta el momento, suben un peldaño más en su escalada hacia un merecido éxito masivo.

Gaslight se dieron a conocer en el 2007 con su primer álbum titulado “Sink or Swim”, y después del EP “Señor and the Queen”, en 2008 publicaron mi LP favorito de ellos, “The ’59 Sound”, cuyo tema título es una de mis canciones de cabecera de los últimos años. Posteriormente en 2010 publicaron “American Slang” y el pasado año 2012 hicieron lo propio con la que hasta el momento es su última obra, “Handwritten”. Siendo estos dos últimos álbumes muy buenos desde mi punto de vista, me siguen pareciendo ligeramente inferiores a “The ’59 Sound” aunque por supuesto habrá mucha gente que no esté de acuerdo con esta opinión.

Y bien, para los que no les conozcan, ¿qué ofrece este cuarteto de New Jersey”?. Pues una interesante mezcla de la rabia y urgencia del punk rock, con un tío llamado Brian Fallon que parece el hijo tatuado de Bruce Springsteen a las voces y unas melodías enormes que van construyendo el propio Fallon y el guitarrista Alex Rosamilia y que hacen que quieras volver a revisar sus álbumes porque siempre entretienen y encuentras cosas nuevas en cada escucha.

Como ya he comentado, el grupo ha ido ganando popularidad poco a poco (su último álbum lo ha publicado una multi), boca a boca, en foros, en la calle, en cada concierto y han ido conformando una base de fans muy fiel que hace que por ejemplo en su último concierto en Madrid (sold out en Cats) hubiera mucha gente venida de otros países de Europa exclusivamente a verles o que directamente les seguía durante toda la gira por el viejo continente. Y por supuesto Fallon & Co no defraudaron ni a esos ni a los locales que allí nos congregamos. Su última incursión por tierras hispanas tuvo lugar hace un par de semanas puesto que encabezaron uno de los dos días del Azkena Rock Festival.

Por último, no quería dejar de comentar el tema de las versiones que el grupo suele interpretar en sus conciertos: Stones, The Animals, Foo Fighters, Nirvana y mis dos favoritas, “State of Love and Trust” de Pearl Jam, que aparecía en el single de “The ’59 Sound” en directo y en esta última gira europea han estado interpretando “Bonzo Goes to Bitburg”, sin duda uno de mis 3 temas favoritos de los Ramones.

En fin, un grupo en estado de gracia que a buen seguro nos continuará dando buenas noticias en el futuro

Superventas de la moda: las camisetas de los Ramones

Durante el pasado fin de semana estuve dando varias vueltas por Madrid y por casualidades de la vida, me tropecé con un número inusual de gente con camisetas de los Ramones.

Tengo muchas camisetas de todo tipo, incluyendo de grupos de música, y siempre he entendido, y como yo supongo que mucha gente, que llevar una camiseta, del tipo o marca que sea, te define. El que lleva un caballo de polo está definiendo su estilo, sus gustos, incluso en algunos casos un status social; el que lleva una camiseta de una película se está declarando fan de esa peli, y el que lleva una camiseta de Metallica está diciendo al mundo que es fan de los hombres de negro, y se supone que apoya y escucha a esa banda.

Y llegamos a los Ramones: la mítica banda neoyorquina de punk que debe tener el mejor ratio de camisetas x disco vendido. De hecho, y esto es triste en cierto modo, los Ramones probablemente han vendido más camisetas que discos o entradas para sus conciertos. ¿Fans de su música? La mayor parte de las personas que visten una camiseta de los Ramones tienen pinta de no haber escuchado al grupo en su vida… de hecho, ¿cuántos podrían nombrar 3 temas de la banda? muy pocos… Lo que está claro es que los Ramones estarán para siempre en la cultura popular y eso no lo cambia nadie, lo que pasa es que lo que empezó como un símbolo de rebeldía y de una determinada forma de ser, similar a la iconografía del Ché, ha acabado siendo algo muy distinto, pero así evolucionan el arte, la moda, las tendencias.

Las camisetas de los Ramones empezaron siendo negras, claro; de ahí a rojas y ahora se pueden ver en cualquier color que para eso se trata de combinar… luego está la leyenda urbana de que mucha gente cree que se trata de una colección o línea de prendas de H&M o de Zara y ni siquiera saben que era un grupo de música… y donde está siendo realmente un éxito es en la ropa de niño pequeño, mi hijo con menos de 2 años ya ha tenido varias camisetas de los Ramones.

En fin, sólo espero que al menos los buenos de Joey, Johnny, Dee Dee y Marky/Tommy dejaran todo bien atado y que todo eso se vea traducido en beneficios para sus herederos, y no vaya a los bolsillos de los de siempre. Cuando hablamos de que los artistas diversifiquen, se centren en otras fuentes de ingresos distintas de la música grabada, etc. nos referimos a esto. Sólo que quizás esto no estaba planeado en la hoja de ruta de los 4 chicos de barrio de vaqueros desgastados, camisetas y cazadoras de cuero.

En fin, recordemos una vez más a estos genios que, como tantos otros, disfrutan de un status superior una vez fallecidos a cuando se encontraban entre nosotros