Emma Ruth Rundle, una artista con mayúsculas

 

Si hay una artista que me ha sorprendido en los últimos meses esa es Emma Ruth Rundle, a la que algunos podrían definir como una simple cantautora, pero desde luego es mucho más que eso, porque es una pedazo de ARTISTA con mayúsculas.

Ya había escuchado a Emma durante los meses anteriores a su concierto en el Roadburn del pasado mes de Abril, pero es que lo que vi y escuché en la Green Room del 013 de Tillburg fue simplemente alucinante. Armada tan solo con su guitarra nos dejó a todos los asistentes boquiabiertos, incluyendo a otra de las triunfadoras del festival, Rebeca Vernon, la cantante de Subrosa, quién estaba mi lado durante el concierto.

¿De dónde ha salido esta chica con esos dos álbumes maravillosos bajo el brazo (tres si contamos con un primer álbum auto-editado, además de un compartido)? Pues no es que sea una absoluta desconocida, la primera vez que yo escuché hablar de ella es porque recuerdo que Red Sparowes tenían una guitarrista, y allí estaba ella, girando con uno de los grupos más grandes del post-rock.

Anteriormente había formado parte de un grupo a medio camino entre el folk y el shoegaze llamados The Nocturnes, que no tuvieron demasiada repercusión. Después de Red Sparowes su siguiente aventura fue Marriages, y estos sí que han alcanzado un cierto estatus, llegando a publicar un par de discos con Sargent House, que es el sello que ha sacado los trabajos de Emma en solitario, y que publicaba los de Red Sparowes y muchos otros artistas de la escena alternativa.

 

 

Centrándonos en sus dos álbumes en solitario, lo que encontramos no es guitarreo post-rockero, sino un folk bastante oscuro, y es que esta chica es difícil de catalogar, pues igual toca con grupos de metal que de post-rock, que la meten en el Wave Gotik Treffen, el festival de música oscura más grande del mundo. Aquí en Madrid iba a tocar en el GetMad!, pero desgraciadamente unas semanas después de aquel mágico concierto en el Roadburn tuvo que cancelar lo que quedaba de su gira europea por enfermedad y no llegó al festival madrileño. Sin entrar en demasiados detalles, sí que parece que esta es la típica chica con una historia de problemas personales, que quedaron perfectamente plasmados en ese segundo larga duración “Marked for Death”, un disco tremendamente oscuro y donde habla precisamente de esos problemas. Una artista que además de tocar la guitarra y cantar como los ángeles pinta y crea montajes visuales, claramente una artista en el sentido más amplio de la palabra.

Creo que Emma Ruth Rundle tiene todos los ingredientes para convertirse en los próximos años en uno de los artistas más destacados, no sé de qué escena pero da igual, pertenece a muchas y a ninguna, pero esa voz espectacular y ese magnetismo que transmite en escena no están al alcance de demasiados artistas. La lástima es que siempre pienso que este tipo de artistas podrían llegar a un público masivo, porque tiene los temas para ellos, pero luego se quedan relegadas al underground.

Y lo mejor de todo esto es que Emma no está sola, puesto que hay una escena, da igual cómo la queramos etiquetar, que lleva unos años desarrollándose con otras mujeres igualmente interesantes, como Chelsea Wolfe, Marissa Nadler o Emily Jane White y que tanto en disco como en directo merecen mucho la pena; y hablando de directos, debo decir que por ahora me gusta más ella sola sin banda que con acompañamiento, esperemos que se acerque a España de nuevo pronto y poder escuchar ese increíble tema de “Marked for Death” en directo.

 

Qué es eso del post-rock

KF_Amorphis_PosterA1.eps

 

El post-rock es un género que no deja indiferente a nadie, excepto a aquellos que no lo conocen y se preguntan “¿qué es eso del post-rock?”. Yo no tengo una gran definición, para eso está la Wikipedia, para mí es simplemente rock más bien tranquilo, atmosférico y, en muchas ocasiones, sin ningún tipo de voces, puramente instrumental. Hay mucho hype respecto al post-rock hoy en día, porque muchos de los artistas clasificados dentro del género gozan de gran popularidad en círculos indies, aunque también hay bastantes metaleros y de otras tribus escuchando post-rock. Por contra, hay mucha gente a la que bien la falta de voces, bien el aspecto arty del género se le hace insufrible. En cualquier caso, me quedo con lo descrito en la Wikipedia respecto a la popularidad del género: alta entre críticos y el público intelectual y underground, poco éxito comercial.

Pues bien, el viernes tuvo lugar en la sala T-Club o Teatro Barceló, es decir, el antiguo Pachá, uno de esos conciertos que ocurren muy de vez en cuando; y es que se conjuguen todas las variables de forma correcta: concierto en fin de semana (al menos para mí, el viernes por la tarde es fin de semana, y desde luego mucho mejor que un domingo); sala excelente tanto por posibilidad de aforo como por situación (lo de que la cerveza tuviera un precio razonable ya era mucho pedir); buen sonido de todos los grupos; tiempos correctos para cada uno de ellos; y las tres bandas presentando todas grandísimos discos recientes.

Maybeshewill son una de las luminarias del género y para mí, de los grupos más destacados y entrenidos del panorama actual. Tienen como caracterísitica unos espectaculares teclados que les dotan de una riqueza estilística del que adolecen otras bandas, y al mismo tiempo tienen un directo ciertamente enérgico. Si su anterior “I Was Here for a Moment, then I was Gone” ya se podía considerar un clásico dentro del género, su reciente “Fair Youth” no le va a la zaga.

 

 

Flood of Red no son en realidad un grupo de post-rock sino más bien de post-hardcore moderno. Es decir, no hace falta irse a Quicksand o Handsome, sino que más bien su referente son unos The Elijah, sin resultar tan épicos. Junius sería el referente más cercano en cuanto a post-rock con cantante al frente, heredero en el caso de los escoceses de un Morrisey en sus mejores tiempos.

 

 

Exxasens son de Barcelona y están actualmente disputándose con Tundra el trono del post-rock patrio, en esa discográfica que está haciendo las cosas muy bien como es Aloud Music. “Satellites” es su cuarto larga duración y al igual que los madrileños, es un grupo que ha atravesado ya hace tiempo nuestras fronteras y toca cada cierto tiempo por Europa, y por supuesto en ese paraíso del post-rock que es Rusia (lo de Rusia y el post-rock es algo que tengo pendiente de publicar en alguna entrada, pero primero tengo que analizar bien el tema).

 

 

Así pues, tres grandes grupos dando lugar a una velada espectacular donde no sobró ni faltó nada y a los cuáles espero poder ver nuevamente sobre las tablas a no mucho tardar.

 

5 años de silencio de Klimt 1918

Hace ya 5 años que los italianos Klimt 1918 no publican nada nuevo, desde el maravilloso “Just In Case We’ll Never Meet Again (Soundtrack For The Cassette Generation)”, que vio la luz en Junio de 2008. Y aunque publicaran un año más tarde un EP con el single de éxito “Ghost Of A Tape Listener”, con un tema inédito, ya hace demasiado tiempo de esto.

Klimt estuvieron visitando España por primera vez en Enero de 2010 en sendos conciertos en Madrid y Barcelona y ese fue el último año en que han tocado en directo, con apenas un puñado de conciertos tras su mini-gira española.

Desde hace tiempo tienen en su web anunciado que están trabajando en nueva música e incluso el título de su próximo álbum, “die sentimentale Jugend”. Incluso durante algún tiempo mantuvieron un blog en Tumblr que ahora parece que quieren retomar. Y su página de Facebook refleja poca actividad y es más para poner música antigua o recomendar grupos amigos que para hablar de sus planes. Y su discográfica, la grandiosa Prophecy Productions, tampoco dice nada sobre una fecha de salida de ese “die sentimentale Jugend”.

En fin, como sigue tocando esperar, deleitémonos con este increíble tema con un gran video que trata precisamente de la banda sonora de la generación del cassette.