Un genio del humor llamado Weird Al Yankovic

Weird_Al_Yankovic_Mandatory_Fun

Creo que después de su actuación en los premios Emmy y su número uno en las listas de éxitos del Billboard de hace unas semanas es bueno hablar de un genio del humor llamado Weird Al Yankovic.

Vamos en primer lugar con la parte del éxito musical, porque hacía más de 50 años que un álbum definido como comedia no conseguía alcanzar el puesto más alto de la lista americana de éxitos. ¿Y cómo lo ha conseguido el amigo Yankovic? Pues como se suele conseguir esta hazaña hoy en día, con una campaña de comunicación muy potente pre-lanzamiento del álbum para que la semana de su salida al mercado se corone como número uno. Y hoy en día dicha campaña de comunicación tiene que conseguir convertirse en viral en las redes sociales, y así fue con este “Mandatory Fun”, apoyado hasta con 8 videos estrenados en diversos sitios los días anteriores a su lanzamiento.

¿Es todo cuestión de marketing? Por supuesto que no, es cuestión de talento, pura y simplemente, y de conectar con el público. Weird Al no es la última estrellita salida de programa de descubrimiento de talentos, él lleva más de 30 años en esto demostrando ingenio, humor y capacidad de entretener a raudales.

Yankovic empezó siendo conocido para el gran público a mediados de los 80s con su adaptación cómica del clásico de Michael Jackson “Beat It” al que rebautizó como “Eat It” en un espectacular video, pero que como en el caso de Jacko, fue con su siguiente adaptación, la de “Bad” en “Fat” cuando convirtió ese videoclip en un clásico. Ya hablé en un post anterior sobre los videoclips de “Bad”, ahora es el momento de disfrutar de este otro clásico, que no tiene nada que envidiar en cuanto a medios y a novedad a algunas de las obras de Jackson.

 

 

Fue este el primer videoclip en el cuál se conoció a Yankovic en nuestro país, aunque no tanto su nombre sino por “el tío del videoclip de Fat, la parodia de Bad”. Y de un clásico de los 80s a un clásico de los 90s, porque si arrollador fue el éxito de “Fat”, no menos lo fue su versión del himno del grunge por excelencia, ese “Smells Like Teen Spirit” convertido por obra y gracia del genio en “Smells Like Nirvana”, una absoluta genialidad que personalmente he visto muchas más veces que el video original. Todos los elementos del video de la banda de Cobain, Grohl y Novoselic están presentes pasados por el filtro del humor de Yankovic.

 

 

Su siguiente éxito fue “Amish Paradise”, una nueva parodia, en este caso del one hit wonder de Coolio “Gangsta’s Paradise”, y un video espectacular que mezcla dos películas, “Mentes Peligrosas” con Michelle Pfeiffer, en cuya banda sonora aparecía la canción de Coolio; y “Único Testigo”, la mejor descripción que se ha hecho del modo de vida de la comunidad amish.

 

 

Todos estos videoclips aparecieron recopilados en “The Ultimate Video Collection”, un muy recomendable DVD que reunía sus grandes interpretaciones hasta ese momento (fue publicado en 2003) y es el típico artefacto que yo utilizaba para amenizar las fiestas en mi casa y que con la ayuda de los subtítulos y el correspondiente alcohol, servían para convertir aquellas reuniones en un sinfín de risas y comentarios. Hoy en día todos esos vídeos se pueden encontrar en YouTube en el canal del propio “Weird Al”

Yankovic además es un artista muy polifacético, ya que la música es tan sólo una de las artes que cultiva. Así, tiene una amplia carrera como actor, normalmente en películas de humor y en las que a veces disfruta de un breve cameo en el cuál se interpreta a sí mismo, como en “Agárralo Como Puedas”, en cuya secuela, la 2 1/2, también participó. Y es que no hay nada mejor que estar viendo una película divertida y que de pronto el carismático Al aparezca en pantalla durante unos segundos o minutos haciendo de sí mismo. Además de esto, Weird Al mantiene una especial relación con otro de los mayores éxitos de la televisión, hablamos de la familia más popular de Springfield, los Simpson. Y es que además de aparecer como invitado en algún capítulo y poner voces, “Weird Al” va a estar presente en el gran evento que los creadores de los Simpson están preparando para dentro de un par de semanas en Hollywood con ocasión del 25º aniversario de la familia.

Y volvamos al principio del post, y disfrutemos una vez más con el humor de Yankovic en la reciente entrega de los premios Emmy con una segunda parte de la actuación dedicada a la serie de la que ya hemos hablado en muchas ocasiones y para mí, desde ya, una actuación que pasará a la historia de la cultura popular de nuestra época.

 

Soul Asylum, mucho más que el famoso video de “Runaway Train”

Corría el año 1993 en plena explosión alternativa cuando un grupo llamado Soul Asylum se dio a conocer al mundo gracias al video de su exitoso tema “Runaway Train”. En aquel entonces todo el mundo estaba bastante confundido respecto al grupo, sobre aquella canción, y es que Soul Asylum eran mucho más que el famoso video de “Runaway Train”.

El single de “Runaway Train” fue publicado en 1993, ni siquiera fue el primer single del álbum “Grave Dancers Union”, sino el tercero, y el LP llevaba ya más de 9 meses a la venta para entonces. El video se hizo extremadamente popular puesto que, además del temazo qure se habían marcado estos chicos, mostraba una trama argumental de secuestros de niños o chicos jóvenes a las que se sumaban imágenes de chicos reales desaparecidos hacía relativamente poco y en paradero desconocido. En USA llegaron a utilizar tres versiones diferentes del mismo para poder mostrar más casos reales, vista la buena acogida de la iniciativa y sobre todo la popularidad del video.

Además, muchos otros países, incluida España, pudieron editar sus propias versiones del video para poder incluir casos reales locales de desaparecidos. En España el video fue aprovechado por el periodista Paco Lobatón dentro de su programa de investigación “¿Quién Sabe Dónde?”, precisamente sobre personas desaparecidas, con lo cuál el video local de “Runaway Train” fue pasado en horario de máxima audiencia (eso en la España del 93 equivalía a que todo el mundo había visto el video y pasó a conocer el temazo).

Veamos una por una las percepciones que existían respecto al grupo y que en muchos casos eran erróneas:
– otra banda más de Seattle: en aquella época parecía que cualquier banda americana de música alternativa provenía de Seattle, pero no estos Soul Asylum, localizados en el medio oeste, concretamente en Minneapolis, y con ello más cercanos geográfica y estilísticamente a unos Smashing Pumpkins de Chicago que a Nirvana o Pearl Jam.
– eran una banda nueva: en aquella época, con bandas saliendo de debajo de las piedras y triunfando con su primer o segundo disco, cada vez que otra banda conseguía un exitazo parecía que sería nueva. Incluso en Seattle unos Soundgarden y unos Mudhoney llevaban ya tiempo en activo, pero es que Soul Asylum existían desde el año 83 (y un par de años antes con otro nombre) y habían ya publicado 6 álbumes cuando el éxito masivo llamó a su puerta con “Grave Dancers Union”.
– “Runaway Train” trataba de niños desaparecidos, de ahí el video: en realidad la letra de la canción no trataba exactamente ese tema, pero se decidieron por esa historia para el video y todo el mundo identifica la canción con ese tema desde entonces. De hecho en Internet hay páginas dedicadas a preguntarse qué pasó con todos aquellos niños o jóvenes que aparecieron en los videos, y evidentemente hay de todo; desde aquellos que al verse se arrepintieron, hasta otros que aparecieron al cabo del tiempo o fueron dados por muertos tras muchas investigaciones, muchos de ellos continúan desaparecidos en 2014.
– Soul Asylum fueron un one-hit wonder, tuvieron ese exitazo con “Runaway Train” y ni antes ni después se volvió a hablar de ellos. Para nada: en primer lugar, y como ya he comentado, Soul Asylum ya era una banda respetada en la escena del college rock, con muchos álbumes a sus espaldas y sobre todo muchos kilómetros de furgoneta tocando por todo el país. Sus dos anteriores álbumes a “Grave Dancers Union” habían sido publicados también por una multi aunque no del nivel de Universal. Posteriormente continuaron sacando discos y teniendo cierto éxito, pero sobre todo, y este es casi la reason d’etre de este post, es que “Grave Dancers Union” era un disco espectacular que no consistía en “Runaway Train” y 11 temas de relleno.

A nivel musical, Soul Asylum no tenían demasiado que ver con el grunge de Pearl Jam o Nirvana, aunque sus influencias eran similares; en el caso de Soul Asylum provenían de su propia ciudad de bandas como The Replacements, Hüsker Dü o The Minutemen, incluso de los Pixies o de REM.
Pues bien, el grandioso álbum empezaba con unos guitarrazos espectaculares en “Somebody to Shove”, continuaba con el siguiente single “Black Gold”, y tras el tema estrella seguían los temazos “Leave Without a Trace”, la preciosa “Homesick”, “April Fool”… en fin, esto es lo que considero un disco redondo, donde cada vez que lo escuchas descubres cosas nuevas, pasas por épocas en que prefieres unas canciones, luego otras… y sobre todo, hay que escucharlo entero.

Posteriormente a “Grave Dancers Union”, Soul Asylum publicaron el también exitoso en ventas “Let Your Dime Light Shine”, inferior en cuanto a calidad a la obra maestra, y con el paso del tiempo y los álbumes fueron perdiendo inspiración y relevancia. Su líder, Dave Pirner, fue durante una larga temporada pareja de Winona Ryder e incluso hizo un pequeño cameo en “Reality Bites”, y hoy en día funciona como artista en solitario o bien resucita Soul Asylum cada cierto tiempo.

Quizás cuando se cumplan 25 años se decidan a salir de gira rememorando este pedazo de disco…

Robin Beck, no one-hit wonder

Ya he escrito alguna entrada sobre one-hit wonders, dejando claro que en algunos casos los one-hit wonders lo son para el gran público, que no para un grupo de fieles seguidores del artista en cuestión. Y mientras que los anteriores Babylon Zoo y The Buggles son el más claro ejemplo de artistas de los que nunca más se supo, hoy quisiera hablar de una artista que, casi 25 años después de su mega-éxito, sigue publicando obras de gran calidad aunque éstas no lleguen al gran público.

Corría 1988 cuando Coca-Cola lanzaba su anuncio de referencia de aquel año, apoyado en una balada rockera titulada “First Time” que cantaba una chica de buen ver llamada Robin Beck. El single de “First Time” fue uno de esos éxitos tan globales en aquella época que la marca de la cuál iba de la mano, y el tema alcanzó el número 1 en la lista de singles en varios mercados europeos como UK o Alemania.
Y bien, hasta aquí nada extraño, de hecho no pocos one-hit wonders lo han sido por formar parte de algún spot televisivo (mismamente el “Spaceman” de Babylon Zoo), pero en este caso había mucho más detrás. Así, tan sólo unos meses después del enorme éxito de esa power-ballad, Robin Beck publicaba “All Or Nothing”, un álbum de hard-rock/AOR de un nivel espectacular, donde “First Time” quedaba relegada al final de la cara B (eran los tiempos del vinilo). Así, en este álbum encontramos un tema como “Save Up All Your Tears” que también grabaría Cher en aquella época, el “Hide Your Heart” que compusieron Paul Stanley y Desmond Child y que posteriormente también Kiss grabarían, y varios temas más que fueron grabados o re-grabados en la misma época por otros artistas más conocidos y que en muchos casos llevaban el inconfundible sello como compositor de Desmond Child. De aquellos tiempos nos quedan grabaciones en TV clásicas como en el programa “Rockopop” de Televisión Española.

Robin Beck nunca ha logrado alcanzar el mismo éxito que con “First Time”, pero ha seguido grabando durante este tiempo álbumes de hard-rock/AOR de buena calidad (o de gran calidad en el caso de “Livin’ on a Dream”, mi favorito de ella tras “All Or Nothing”, y continúa teniendo cierto tirón entre ese nicho de mercado. Robin es más conocida en el Viejo Continente que en su natal US y gira de manera esporádica por Europa, especialmente Alemania, donde de vez en cuando aparece en programas de televisión cantando en playback “First Time” y algún otro tema (digo lo del playback para hacernos una idea del tipo de programa). Además, en los últimos 2 años ha formado parte de la interesante gira “Rock Meets Classic” y fue sin duda la mayor atracción del festival británico del Firefest 2012. Allí, por crónicas de amigos que estuvieron, sí interpretó en directo un repertorio de aproximadamente 1 hora en la que demostró que sigue conservando un buen chorro de voz, sex-appeal y carisma a raudales y contó con una buena banda de acompañamiento, los House of Lords de su marido James Christian. Y precisamente los fans de Robin Beck estamos de enhorabuena porque acaba de publicar otro muy buen álbum el mes pasado titulado “Underneath” que por supuesto sólo disfrutaremos unos pocos.

En 2009 Beck regrabó por completo el “Trouble or Nothing”, un álbum que apenas se encuentra en su versión original en CD y que se cotiza bastante caro en el mercado de segunda mano. Esta nueva edición contó con la colaboración de nuevo de los House of Lords, si bien para mi gusto está algo sobreproducido, cosa muy habitual en estos estilos musicales y no mejora en ningún caso el álbum original, que tiene ese delicioso toque ochentero, que también podemos observar en el video original del mega-éxito.

One-hit wonders: el video mató a la estrella de la radio

Hoy sigo con mis entradas más o menos habituales, en este caso en las que hablo de one-hit wonders, artistas que tuvieron éxitos enormes con un tema y normalmente ahí se acabó la cosa. Y hoy vamos con una de las canciones más representativas de una época, como es “Video Killed the Radio Star”, que además representaba un cambio en la forma de consumir música (¿nos suena de algo esto?) con la llegada del videoclip, etc. Precisamente el tema de los Buggles es conocido por ser el primer videoclip en la pantalla de la más famosa cadena de vídeos de la historia, es decir, la MTV, y es un dato casi trivial pero que constituía en su momento toda una declaración de intenciones de la cadena. Y la propia MTV siempre se ha encargado de recordarlo cada cierto tiempo, aunque supongo que hoy en día esta cadena no tiene ninguna intención de ser relacionada con la música.

“Video Killed the Radio Star” fue la carta de presentación del duo británico The Buggles, fue publicado en 1979 y poco a poco escaló hasta conseguir el número 1 en la lista de éxitos inglesa, desbancando a “Message in a Bottle” de Police. Y desde UK, como era norma en la época tratándose de la capital de la música en Europa, saltó hacia muchos otros países en el continente, alcanzando el número 1 en muchos de ellos, entre otros España o esa Italia en donde el single permaneció 23 semanas en el número 1.

El problema para Buggles, es decir, Trevor Horn y Geoffrey Downes, los únicos integrantes de la banda, fue que apenas tenían 2 temas más para un álbum, que después de semejante bombazo era lo que su discográfica, y una audiencia hambrienta de más, reclamaban de ellos. A todo prisa compusieron los temas suficientes para dar forma a un LP, “The Age of Plastic”, pero desde el comienzo los rumores eran que no había más super-hits como “Video”; y efectivamente, el segundo single, “Living in the Plastic Age” no llegó a la altura de su predecesor pese a hacerlo razonablemente bien, y su tercer single “Clean Clean” ni siquiera alcanzó el Top 30.

Al mismo tiempo, loa gigantes del rock progresivo Yes preguntaron a Downes y Horn si querían unirse a ellos, y éstos, no viendo nada claro el panorama con The Buggles, decidieron dar por concluido el proyecto, si bien luego publicarían un segundo álbum obligados por la discográfica que no llegó a ningún sitio. Posteriormente Downes abandonaría Yes para fundar los muy exitosos Asia, mientras que Trevor Horn se ha dedicado a producir una lista enorme de artistas de éxito.

Aún así, hoy en día podemos estar seguros que el video no mató a la estrella la radio, igual que Internet no va a matar la música

One-hit wonders: Limahl y “Neverending Story”

Vuelvo hoy al tema de los one-hit wonders, que comencé unas cuantas entradas atrás, con uno de los mayores éxitos de la música de los ochenta: Limahl y su “Neverending Story”.

He pensado en hacer esta entrada por dos razones: primero porque hace poco una compañera de trabajo, más jovencita ella, me comentó “me han regalado este libro llamado “La Historia Interminable” que va de esto…” y otro compañero y yo saltamos con “¡ese libro es un clásico entre los que crecimos en los 80, no necesita presentación!!!” y le pregunté si conocía la canción… así de primeras no, pero bueno, tampoco de primeras conocía el “The Final Countdown” de Europe; la segunda razón es más simple, y es que hoy estaban dando en la televisión la película, otro exitazo, en este caso de taquilla, y he pensado “pues hagamos una entrada de un one-hit wonder clarísimo”.

Así pues al señor Limahl siempre le recordaremos por el tema central de la banda sonora de “La Historia Interminable” y también por ese peinado absolutamente ochentero, que hoy en día… bueno, pues eso. Limahl era el cantante de un grupo ochentero británico llamado Kajagoogoo, al cuál también podríamos considerar unos one-hit wonders de la vida si alguien es capaz de nombrar otra canción que no sea “Too Shy”, pero sería su antiguo líder, al que por cierto despidieron por teléfono, el que alcanzaría el éxito masivo merced a la ganadora combinación libro-película-canción.

El tema lo tenía todo para ser un éxito: primero el libro de Michael Ende había sido un superventas el año anterior, y aunque la película fue una pequeña decepción en términos de taquilla, traía suficiente inercia para hacer triunfar a la banda sonora, a cargo de Giorgio Moroder principalmente. Para la historia quedarán los personajes de Bastian, Atreyu (con cierto grupo de metalcore nombrado tras él) o el dragón Fújur.

Curiosamente este es un tema que no llegó al número uno de las listas de éxitos ni de su natal UK ni de USA, pero sí que ha quedado como una clásico absoluto de los 80s, y es una canción que cada cierto tiempo vuelve a estar de actualidad bien en una nueva versión, bien porque el propio Limahl reaparece cada cierto tiempo con o sin Kajagoogoo… en fin, el tipo de cosas que trae consigo ser un one-hit wonder. 

One-hit wonders: Babylon Zoo y “Spaceman”

Con esta entrada quiero recordar aquello que llamamos one-hit wonders, es decir, artistas que tuvieron un éxito enorme con una canción en concreto y siempre serán recordados por ella. Y dentro de esta categoría tenemos a su vez dos grupos: aquellos artistas que verdaderamente tuvieron una carrera muy corta y que prácticamente se limitaron a sacar ese single y poco más, quizás un LP entero donde se encontraba ese tema, para luego desaparecer de la faz de la tierra; y un segundo grupo de artistas, que si bien han publicado más obras, son únicamente recordados por el gran público por ese tema en concreto y es el que no pueden dejar de interpretar en sus conciertos, si bien sus fans más acérrimos siempre objetarán que tienen canciones iguales o mejores a lo largo y ancho de su discografía.

Vamos pues entonces con Babylon Zoo, que tuvieron con “Spaceman”, su primer single, un espectacular éxito en 1996 como consecuencia de que Levi’s utilizó el tema en uno de sus anuncios. La fiebre Babylon Zoo se extendió no sólo por el Reino Unido de dónde provenían, sino que traspasó sus fronteras y repitió como número 1 en las listas de singles en 23 países nada menos. Ese mismo año se publicaba el álbum “The Boy with the X-Ray Eyes” que no consiguió el éxito del single y a partir de ahí la historia de siempre: un segundo álbum que pasó sin pena ni gloria y Babylon Zoo desaparecieron para siempre, dejando para la historia y para otros grupos para versionear este tema.

Sobre el video: es gracioso que en YouTube no encuentro el video original porque EMI “lo ha bloqueado en mi país por motivo de derechos de copyright”. Y estamos en 2013, señores y siguen pasando estas cosas… en fin, toca poner una actuación en directo del grupo de menor calidad, así es la vida…