Helmet plays Betty

Helmet_20th_anniversary_Betty_tour

 

Hoy viernes uno de los grupos absolutamente fundamentales de la vibrante escena neoyorquina de metal alternativo de los 90, mis adorados Helmet, se presentarán de nuevo en Madrid dispuestos a ofrecernos otro de sus intensos shows. Y este además es especial, puesto que conmemora el 20º aniversario de la edición de mi álbum favorito, y uno de sus más aclamados, “Betty”. Así pues, como ya han anunciado y como muchos otros artistas, Helmet harán las delicias de sus fans tocando “Betty” entero de principio a fin, un “Helmet plays Betty”, algo que ya hicieron en su anterior gira con su todavía más exitoso “Meantime”.

Helmet es una banda que a lo largo de su historia ha merecido mejor suerte. “Meantime” y “Betty” fueron grandes obras de metal alternativo de los 90s, pero ellos nunca llegaron a alcanzar el status de estrellas. Sus videos se veían en la MTV, sus fans les adoraban, otros músicos influyentes hablaban muy bien de ellos, y contaban con el apoyo de una multi como Interscope. “Meantime” vendió 2 millones de copias en la época; pero quizás se adelantaron a su tiempo o, en mi modesta opinión, les faltaba imagen y también algo más de accesibilidad en su música para llegar a las masas. Y eso que gozaron de oportunidades: “Milquetoast” se incluyó en la banda sonora de “El Cuervo”, una de las más famosas de la época; con House of Pain crearon esa joya titulada “Just Another Victim” para “Judgement Night”; con”Aftertaste” estuvieron de gira con la banda sensación del momento, Marilyn Manson; grupos como Deftones o Korn, que sí que triunfaron a nivel masivo, les tenían como una de sus máximas influencias; de hecho su productor Terry Date fue el artífice del sonido Deftones, y desde luego esos riffs cortados que popularizaría el nu-metal son marca de la casa de Helmet.

 

 

Hablar de Helmet es hablar de Page Hamilton, él es Helmet; y por desgracia, como muchas otras bandas de la época, sobrevive en esta industria actual saliendo de gira a tocar sus grandes éxitos o sus álbumes del pasado con músicos de talento bastante más jóvenes que él. La formación inicial de Helmet la componían Hamilton a la voz y guitarra, la base rítimica de John Stanier y Henry Bogdan, y Peter Mengede a la guitarra. Fue este último en primero en marcharse, y de hecho formó aquella otra banda maravillosa llamada Handsome. Fue sustituido por Rob Echevarria, que tras su pasó por Helmet se unió a Biohazard. Helmet son una banda legendaria, pero sólamente publicaron 4 álbumes en su primera etapa: los dos nombrados junto al inicial “Strap It On” y su obra final, “Aftertaste”; otro álbum que, en su momento, el difícil sucesor de “Betty” fue considerado una obra menor y que yo, tanto en aquella época como ahora, sigo disfrutando enormemente.

Tras el fracaso comercial de “Aftertaste”, Hamilton decidió poner punto final a Helmet, hasta que volvió en 2004 con una nueva obra titulada “Size Matters”. Tras ella han publicado otros dos álbumes correctos, a los cuáles desde mi punto de vista les falta algo de la magia de sus obras clásicas; pero que en cualquier caso permiten a Hamilton & Co seguir dentro de la industria, y para suerte nuestra, aparecer por estas tierras de manera más habitual que en su primera época. De hecho en su primera etapa tan sólo se les pudo ver en una gira, durante la segunda visita de Marilyn Manson a Madrid para presentar el “Antichrist Superstar”. Cartel muy extraño aquel domingo de Junio: Pist.On (hablaré algún día de ellos), Helmet con “Aftertaste” y Manson, que de tocar en Noviembre del 96 en una sala pequeña, llenaba tan sólo 8 meses después La Riviera. El volumen al que tocaron Helmet fue el más alto que yo habría presenciado nunca en una sala de esas características, y a día de hoy todavía recuerdo aquel concierto por ello. Posteriormente Hamilton volvería a España a presentar alguna de sus nuevas obras (quiero recordar que en la gira de “Monochrome”, hablo de memoria) y por supuesto la gira de 2012 donde tocaban “Meantime” entero.

Contando estoy los minutos para que esta joya comience a sonar en la sala Copérnico:

 

Quicksand van a venir a Europa

Quicksand_vinyl_opt

Una de mis bandas favoritas, Quicksand están de vuelta y han anunciado hace unas semanas algunos conciertos en Europa, y aunque no vendrán a España, siempre es una alegría que el concierto de Quicksand que algún día quiero disfrutar todavía puede ocurrir. De hecho Quicksand van a venir a Europa en dos ocasiones, la primera al festival belga de hardcore Groezrock y la segunda, con algunas fechas más, gira alrededor de su participación en el Download Festival británico y en los Rock-am-Ring y Rock-im-Park alemanes.

Quicksand fueron uno de los grupos claves en la evolución del hardcore hacia formas más alternativas, construyendo canciones con grandes melodías, rebajando la velocidad pero manteniendo la intensidad y la integridad dentro de la escena. Quicksand básicamente crearon el post-hardcore, o lo que en aquellos momentos se llamó el emotional hardcore o emocore, término éste de “emo” que acabaría siendo secuestrado y absolutamente prostituido por otra serie de bandas y por otra escena de la que hablamos.

Quicksand tenían pedigrí y credibilidad, especialmente su fundador Walter Schreifels que había sido miembro clave en Gorilla Bicuits, y de hecho comenzaron su carrera en un sello de hardcore como Relevation, pero tras su primer EP fueron enseguida fichados por una multinacional, esperando que los alterna-kids de los 90s elevaran al grupo a los altares de la misma forma que lo habían hecho con muchos otros grupos a lo largo y ancho de América. Y en ese sentido, “Slip”, su primer álbum de 1993, es una obra maestra, y que debería haber vendido millones de copias catapultados por singles como “Dine Alone”, “Omission” o “Freezing Process”. El disco funcionó correctamente sin más, siendo un grupo que aparecía a menudo en la rotación de la MTV de la época, y Quicksand tuvieron su segunda oportunidad con su segundo álbum “Manic Compression”, con el single “Thorn in my Side”, pero esta vez la cosa no resultó. Para mí es normal, se trata de un álbum bastante más flojo que el anterior, aunque es verdad que repetir el estratosférico nivel de “Slip” era imposible; así que tras algunas giras, el grupo se disolvió, cuando los grupos se disolvían y era para siempre. Volvieron a intentarlo en 1998 animados por grupos que siguieron su estela con mucho más éxito como Deftones y llegaron a grabar unas demos, que se encuentran en Internet bajo nombre de World’s Fastest Car, pero se volvieron a disolver, esta vez para siempre.

Walter creó los exitosos Rival Schools, que tampoco duraron mucho, y escribió el seminal primer disco de CIV; Tom Capone estuvo en aquel maravilloso disco de Handsome del que ya hablé en su día, Sergio Vega siguió en diversos grupos hasta que reemplazó en Deftones, inicialmente de forma temporal y posteriormente de forma definitiva al malogrado Chi, y Alan Vega también hizo sus cosas; pero la llama de Quicksand seguía encendida especialmente a través de Internet, con webs de fans para fans como United by Walter, y siempre unos cuantos devotos seguidores insistiendo a Walter a que reformara la banda. Y por fin, en el 25º aniversario de Revelation Records, ocurrió el milagro, y Quicksand volvían a pisar juntos un escenario. Sólo 5 temas, muy corto, pero suficiente para ver, después de todos los años transcurridos, el nivel de fanatismo que todavía suscitaba la banda. Para mí muy significativo el set-list, 4 temas de “Slip” y su versión del “How Soon Is Now?” de The Smiths.

Y desde entonces no es que Quicksand hayan vuelto a ser una banda en toda su extensión pues van por períodos, y tampoco parece que el publicar nuevos temas sea una prioridad. Eso sí, en 2013 SRC Vinyl re-editó los 2 álbumes en vinilo por primera vez desde mediados de los 90 y no han parado desde entonces, con diferentes colores y ediciones, porque parece que hay suficiente demanda. En mi caso, la edición de “Slip” que veis al comienzo de esta entrada es la de “20th anniverary edition”, en vinilo negro de 180 gramos, edición limitada a 1000 ejemplares numerada a mano. La de “Manic Compression” es la segunda re-edición, en vinilo de 180 gramos transparente.

En fin, sigo contando los días para que aparezca un concierto de Quicksand por Madrid, tras aquel concierto telefoneando a Living Colour en la sala Aqualung de hace casi 20 años, o quizás les confirmen en el Resurrection Fest; si no hubiera sido tan mala fecha me hubiera ido a verles el 12 de Junio a Londres, pero no se puede ir a Londres todos los meses…

Michael Jackson y los videoclips de los singles de “Bad”

Ya sabemos que hoy en día vivimos en la era de las restricciones presupuestarias a nivel de promoción de la música, excepto para unos pocos artistas, y que pese a contar con un canal extraordinario de promoción como YouTube, parece que por el momento el videoclip no volverá a vivir la época dorada de los 80s y 90s representados por el despegue de la MTV. Y puede que haya más cantidad de videoclips que nunca, y que los artistas puedan hacerlos a través de sus fans, pero en este caso parece que hemos pasado de calidad a cantidad. Y bien, sirva esto para introducir el álbum con uno de los mayores presupuestos en videoclips de la historia, si no el que más, hablemos de Michael Jackson y los videoclips de los singles de “Bad”.

En este repaso de los videoclips de “Bad” vamos a ir siguiendo el orden del álbum en vez del orden cronológico de los vídeos, porque curiosamente el single que Jackson, Quincy Jones y Epic eligieron como primero no lo hizo acompañado de videoclip, este honor quedó reservado al tema título del álbum.

“Bad” es una de los videoclips más conocidos de la historia, hasta tal punto que incluso la grandiosa parodia de “Weird Al” Yankovic titulado “Fat” también es un videoclip muy conocido e incluso la versión de niños es fácilmente reconocible. Recuerdo en aquella época que se anunció que el programa musical de turno de la TV española iba a estrenar el video entero, que duraba más de 18 minutos, aunque posteriormente la versión que realmente correspondía con la longitud de la canción incluida en el disco lo dejaba en algo más de 4 minutos.

 

El siguiente tema en el álbum era “The Way You Make Me Feel”, que además fue el tercer single del álbum y donde de nuevo hay una versión más larga del videoclip en el que destacaba la aparición de la modelo Tatiana Thumbtzen, con la que durante algún tiempo se rumoreó que Jackson tuvo un affair.

 

“Speed Demon” ha sido siempre uno de los temas menos conocidos de “Bad”, fue el décimo y último single promocionado y el videoclip que lo acompañaba sirvió sobre todo para promocionar la película de Jackson “Moonwalker”, donde se vio por primera vez este divertido videoclip de dibujos animados.

 

“Liberian Girl”, con su característico spoken word en swahili del comienzo sí que era una canción bastante conocida del álbum, aunque sólo fue single en Europa y Australia, y el videoclip parece un “¿Quién es Quién” del Hollywood de la época, con Iman, Whoopi Goldberg, Steven Spielberg, el promotor del boxeo Don King con su característico afro, Paula Abdul, John Travolta, Dan Akroyd y un largo etcétera.

 

“Just Good Friends”, en la que colaboraba Stevie Wonder, fue el único tema que nunca fue publicado como single ni tuvo un videoclip, con eso está todo dicho, aunque ojo, hablamos de un álbum de un nivel tal en el que no sobra ni siquiera este tema.

“Another Part of Me” sí que es otro de los puntos fuertes del álbum aunque a punto estuvo de quedarse fuera de él, y el video de acompañamiento pertenece al Bad World Tour y cualquiera puede enseguida reconocer el famoso estadio londinense de Wembley.

 

“Man in the Mirror” también es de los singles más conocidos, y una de las canciones por las que Jackson pasará a la Historia sin duda alguna. Cuarto single consecutivo en lograr el número 1 en el Billboard, su video siempre lo he visto como una continuación del famoso proyecto de Michael “We Are The World” y una temática social que Jackson continuaría explotando en videoclips posteriores.

 

“I Just Can’t Stop Loving You” curiosamente fue el primer single del álbum y el primero en lograr el número 1 en las listas, pero nunca tuvo un videoclip de acompañamiento. Este dueto con Siedah Garret, que co-escribió “Man In The Mirror”, fue también grabado en español y francés, versiones que aparecen en ediciones conmemorativas de “Bad”.

“Dirty Diana” es uno de mis temas favoritos de Jackson, si no el que más, demostrando que el Rey de Pop también se podía acercar al rock duro si lo consideraba apropiado, y con un video donde cobraba protagonismo la guitarrista Jennifer Baten, cuya fama subiría como la espuma a raíz de este video y como guitarra solista de las giras de Jackson. Fue además el 5º single y el último en conseguir auparse al nº1 del Billboard.

 

“Smooth Criminal” también es un video muy largo en su versión entera porque está sacado también de “Moonwalker”, y es otro de los vídeos que ha pasado a la historia por su coreografía, donde Jackson dejaba claro que además de excelente cantante era un consumado bailarín.

 

“Leave Me Alone” es un tema tardío de “Bad” porque no aparecía en las ediciones originales en vinilo y cassette del álbum, aunque sí en el compact-disc, formato que en aquella época se estaba lanzando y cuyos precios eran muy superiores a los anteriores soportes mencionados. Este era otro de los vídeos incluidos en “Moonwalker” por primera vez y curiosamente el único país en que el single fue número uno fue en España

 

En resumen, un álbum con 10 singles y 9 videoclips, una auténtica demostración de poderío musical y de marketing, y que conforma una de las grandes obras de la Historia de la Música.

One-hit wonders: el video mató a la estrella de la radio

Hoy sigo con mis entradas más o menos habituales, en este caso en las que hablo de one-hit wonders, artistas que tuvieron éxitos enormes con un tema y normalmente ahí se acabó la cosa. Y hoy vamos con una de las canciones más representativas de una época, como es “Video Killed the Radio Star”, que además representaba un cambio en la forma de consumir música (¿nos suena de algo esto?) con la llegada del videoclip, etc. Precisamente el tema de los Buggles es conocido por ser el primer videoclip en la pantalla de la más famosa cadena de vídeos de la historia, es decir, la MTV, y es un dato casi trivial pero que constituía en su momento toda una declaración de intenciones de la cadena. Y la propia MTV siempre se ha encargado de recordarlo cada cierto tiempo, aunque supongo que hoy en día esta cadena no tiene ninguna intención de ser relacionada con la música.

“Video Killed the Radio Star” fue la carta de presentación del duo británico The Buggles, fue publicado en 1979 y poco a poco escaló hasta conseguir el número 1 en la lista de éxitos inglesa, desbancando a “Message in a Bottle” de Police. Y desde UK, como era norma en la época tratándose de la capital de la música en Europa, saltó hacia muchos otros países en el continente, alcanzando el número 1 en muchos de ellos, entre otros España o esa Italia en donde el single permaneció 23 semanas en el número 1.

El problema para Buggles, es decir, Trevor Horn y Geoffrey Downes, los únicos integrantes de la banda, fue que apenas tenían 2 temas más para un álbum, que después de semejante bombazo era lo que su discográfica, y una audiencia hambrienta de más, reclamaban de ellos. A todo prisa compusieron los temas suficientes para dar forma a un LP, “The Age of Plastic”, pero desde el comienzo los rumores eran que no había más super-hits como “Video”; y efectivamente, el segundo single, “Living in the Plastic Age” no llegó a la altura de su predecesor pese a hacerlo razonablemente bien, y su tercer single “Clean Clean” ni siquiera alcanzó el Top 30.

Al mismo tiempo, loa gigantes del rock progresivo Yes preguntaron a Downes y Horn si querían unirse a ellos, y éstos, no viendo nada claro el panorama con The Buggles, decidieron dar por concluido el proyecto, si bien luego publicarían un segundo álbum obligados por la discográfica que no llegó a ningún sitio. Posteriormente Downes abandonaría Yes para fundar los muy exitosos Asia, mientras que Trevor Horn se ha dedicado a producir una lista enorme de artistas de éxito.

Aún así, hoy en día podemos estar seguros que el video no mató a la estrella la radio, igual que Internet no va a matar la música

Black Sabbath, número 1 a ambos lados del Atlántico

Black Sabbath lo han conseguido, auparse después de 40 años, de nuevo, al número 1 de las listas de éxito con su nuevo álbum “13”. Y por partida doble, puesto que la hazaña, inicialmente lograda en las islas británicas que les vieron nacer, se ha repetido al otro lado del Atlántico, tierra de adopción al menos de su cantante, Ozzy Osbourne.

En el caso de las listas británicas, los de Birmingham no conseguían el número 1 desde su segundo álbum “Paranoid” y además han establecido un nuevo record al ser el artista con mayor intervalo de tiempo entre dos números unos, nada menos que 43 años.

En USA, por su parte, Sabbath no conseguían el número 1 desde su primer álbum titulado igual que la banda, por lo que el tiempo es prácticamente el mismo, ya que los dos LPs vieron la luz en 1970. Para lograr el primer puesto en el Billboard 200, Black Sabbath han vendido 155.000 copias de “13”, producido por el maestro de los controles Rick Rubin.

El éxito de Sabbath era previsible puesto que la lista de preventa de Amazon reflejaba desde hacía semanas muchas reservas del álbum. Este éxito del álbum no se ha basado, como muchos de sus compañeros de lista, en potentes singles (pese a que sí se haya promocionado el adelanto “God Is Dead?”), sino porque este álbum representaba el primero de la banda con Ozzy desde el directo “Reunion” de 1998 y era el primer álbum en estudio con Ozzy desde “Never Say Die!” de 1978. Y por supuesto también ha ayudado el hecho que Ozzy es un personaje que sigue gozando de gran popularidad en USA desde su reality show “The Osbournes” de la MTV.

Como no todo podían ser alegrías, la noticia triste relacionada con este álbum es la no participación en el mismo del batería original de la banda, Bill Ward, por desacuerdos contractuales (o sea pasta) con la todopoderosa señora Osbourne, cuya ambición y avaricia no parecen tener límite. Pensar a estas alturas que Tony, Geezer y mucho menos el propio Ozzy se fueran a enfrentar a Sharon por este tema es utópico, pero simplemente es una pena que el mundo muchas veces sea así de injusto con los más débiles.