Qué es eso del post-rock

KF_Amorphis_PosterA1.eps

 

El post-rock es un género que no deja indiferente a nadie, excepto a aquellos que no lo conocen y se preguntan “¿qué es eso del post-rock?”. Yo no tengo una gran definición, para eso está la Wikipedia, para mí es simplemente rock más bien tranquilo, atmosférico y, en muchas ocasiones, sin ningún tipo de voces, puramente instrumental. Hay mucho hype respecto al post-rock hoy en día, porque muchos de los artistas clasificados dentro del género gozan de gran popularidad en círculos indies, aunque también hay bastantes metaleros y de otras tribus escuchando post-rock. Por contra, hay mucha gente a la que bien la falta de voces, bien el aspecto arty del género se le hace insufrible. En cualquier caso, me quedo con lo descrito en la Wikipedia respecto a la popularidad del género: alta entre críticos y el público intelectual y underground, poco éxito comercial.

Pues bien, el viernes tuvo lugar en la sala T-Club o Teatro Barceló, es decir, el antiguo Pachá, uno de esos conciertos que ocurren muy de vez en cuando; y es que se conjuguen todas las variables de forma correcta: concierto en fin de semana (al menos para mí, el viernes por la tarde es fin de semana, y desde luego mucho mejor que un domingo); sala excelente tanto por posibilidad de aforo como por situación (lo de que la cerveza tuviera un precio razonable ya era mucho pedir); buen sonido de todos los grupos; tiempos correctos para cada uno de ellos; y las tres bandas presentando todas grandísimos discos recientes.

Maybeshewill son una de las luminarias del género y para mí, de los grupos más destacados y entrenidos del panorama actual. Tienen como caracterísitica unos espectaculares teclados que les dotan de una riqueza estilística del que adolecen otras bandas, y al mismo tiempo tienen un directo ciertamente enérgico. Si su anterior “I Was Here for a Moment, then I was Gone” ya se podía considerar un clásico dentro del género, su reciente “Fair Youth” no le va a la zaga.

 

 

Flood of Red no son en realidad un grupo de post-rock sino más bien de post-hardcore moderno. Es decir, no hace falta irse a Quicksand o Handsome, sino que más bien su referente son unos The Elijah, sin resultar tan épicos. Junius sería el referente más cercano en cuanto a post-rock con cantante al frente, heredero en el caso de los escoceses de un Morrisey en sus mejores tiempos.

 

 

Exxasens son de Barcelona y están actualmente disputándose con Tundra el trono del post-rock patrio, en esa discográfica que está haciendo las cosas muy bien como es Aloud Music. “Satellites” es su cuarto larga duración y al igual que los madrileños, es un grupo que ha atravesado ya hace tiempo nuestras fronteras y toca cada cierto tiempo por Europa, y por supuesto en ese paraíso del post-rock que es Rusia (lo de Rusia y el post-rock es algo que tengo pendiente de publicar en alguna entrada, pero primero tengo que analizar bien el tema).

 

 

Así pues, tres grandes grupos dando lugar a una velada espectacular donde no sobró ni faltó nada y a los cuáles espero poder ver nuevamente sobre las tablas a no mucho tardar.

 

Helmet plays Betty

Helmet_20th_anniversary_Betty_tour

 

Hoy viernes uno de los grupos absolutamente fundamentales de la vibrante escena neoyorquina de metal alternativo de los 90, mis adorados Helmet, se presentarán de nuevo en Madrid dispuestos a ofrecernos otro de sus intensos shows. Y este además es especial, puesto que conmemora el 20º aniversario de la edición de mi álbum favorito, y uno de sus más aclamados, “Betty”. Así pues, como ya han anunciado y como muchos otros artistas, Helmet harán las delicias de sus fans tocando “Betty” entero de principio a fin, un “Helmet plays Betty”, algo que ya hicieron en su anterior gira con su todavía más exitoso “Meantime”.

Helmet es una banda que a lo largo de su historia ha merecido mejor suerte. “Meantime” y “Betty” fueron grandes obras de metal alternativo de los 90s, pero ellos nunca llegaron a alcanzar el status de estrellas. Sus videos se veían en la MTV, sus fans les adoraban, otros músicos influyentes hablaban muy bien de ellos, y contaban con el apoyo de una multi como Interscope. “Meantime” vendió 2 millones de copias en la época; pero quizás se adelantaron a su tiempo o, en mi modesta opinión, les faltaba imagen y también algo más de accesibilidad en su música para llegar a las masas. Y eso que gozaron de oportunidades: “Milquetoast” se incluyó en la banda sonora de “El Cuervo”, una de las más famosas de la época; con House of Pain crearon esa joya titulada “Just Another Victim” para “Judgement Night”; con”Aftertaste” estuvieron de gira con la banda sensación del momento, Marilyn Manson; grupos como Deftones o Korn, que sí que triunfaron a nivel masivo, les tenían como una de sus máximas influencias; de hecho su productor Terry Date fue el artífice del sonido Deftones, y desde luego esos riffs cortados que popularizaría el nu-metal son marca de la casa de Helmet.

 

 

Hablar de Helmet es hablar de Page Hamilton, él es Helmet; y por desgracia, como muchas otras bandas de la época, sobrevive en esta industria actual saliendo de gira a tocar sus grandes éxitos o sus álbumes del pasado con músicos de talento bastante más jóvenes que él. La formación inicial de Helmet la componían Hamilton a la voz y guitarra, la base rítimica de John Stanier y Henry Bogdan, y Peter Mengede a la guitarra. Fue este último en primero en marcharse, y de hecho formó aquella otra banda maravillosa llamada Handsome. Fue sustituido por Rob Echevarria, que tras su pasó por Helmet se unió a Biohazard. Helmet son una banda legendaria, pero sólamente publicaron 4 álbumes en su primera etapa: los dos nombrados junto al inicial “Strap It On” y su obra final, “Aftertaste”; otro álbum que, en su momento, el difícil sucesor de “Betty” fue considerado una obra menor y que yo, tanto en aquella época como ahora, sigo disfrutando enormemente.

Tras el fracaso comercial de “Aftertaste”, Hamilton decidió poner punto final a Helmet, hasta que volvió en 2004 con una nueva obra titulada “Size Matters”. Tras ella han publicado otros dos álbumes correctos, a los cuáles desde mi punto de vista les falta algo de la magia de sus obras clásicas; pero que en cualquier caso permiten a Hamilton & Co seguir dentro de la industria, y para suerte nuestra, aparecer por estas tierras de manera más habitual que en su primera época. De hecho en su primera etapa tan sólo se les pudo ver en una gira, durante la segunda visita de Marilyn Manson a Madrid para presentar el “Antichrist Superstar”. Cartel muy extraño aquel domingo de Junio: Pist.On (hablaré algún día de ellos), Helmet con “Aftertaste” y Manson, que de tocar en Noviembre del 96 en una sala pequeña, llenaba tan sólo 8 meses después La Riviera. El volumen al que tocaron Helmet fue el más alto que yo habría presenciado nunca en una sala de esas características, y a día de hoy todavía recuerdo aquel concierto por ello. Posteriormente Hamilton volvería a España a presentar alguna de sus nuevas obras (quiero recordar que en la gira de “Monochrome”, hablo de memoria) y por supuesto la gira de 2012 donde tocaban “Meantime” entero.

Contando estoy los minutos para que esta joya comience a sonar en la sala Copérnico:

 

Quicksand van a venir a Europa

Quicksand_vinyl_opt

Una de mis bandas favoritas, Quicksand están de vuelta y han anunciado hace unas semanas algunos conciertos en Europa, y aunque no vendrán a España, siempre es una alegría que el concierto de Quicksand que algún día quiero disfrutar todavía puede ocurrir. De hecho Quicksand van a venir a Europa en dos ocasiones, la primera al festival belga de hardcore Groezrock y la segunda, con algunas fechas más, gira alrededor de su participación en el Download Festival británico y en los Rock-am-Ring y Rock-im-Park alemanes.

Quicksand fueron uno de los grupos claves en la evolución del hardcore hacia formas más alternativas, construyendo canciones con grandes melodías, rebajando la velocidad pero manteniendo la intensidad y la integridad dentro de la escena. Quicksand básicamente crearon el post-hardcore, o lo que en aquellos momentos se llamó el emotional hardcore o emocore, término éste de “emo” que acabaría siendo secuestrado y absolutamente prostituido por otra serie de bandas y por otra escena de la que hablamos.

Quicksand tenían pedigrí y credibilidad, especialmente su fundador Walter Schreifels que había sido miembro clave en Gorilla Bicuits, y de hecho comenzaron su carrera en un sello de hardcore como Relevation, pero tras su primer EP fueron enseguida fichados por una multinacional, esperando que los alterna-kids de los 90s elevaran al grupo a los altares de la misma forma que lo habían hecho con muchos otros grupos a lo largo y ancho de América. Y en ese sentido, “Slip”, su primer álbum de 1993, es una obra maestra, y que debería haber vendido millones de copias catapultados por singles como “Dine Alone”, “Omission” o “Freezing Process”. El disco funcionó correctamente sin más, siendo un grupo que aparecía a menudo en la rotación de la MTV de la época, y Quicksand tuvieron su segunda oportunidad con su segundo álbum “Manic Compression”, con el single “Thorn in my Side”, pero esta vez la cosa no resultó. Para mí es normal, se trata de un álbum bastante más flojo que el anterior, aunque es verdad que repetir el estratosférico nivel de “Slip” era imposible; así que tras algunas giras, el grupo se disolvió, cuando los grupos se disolvían y era para siempre. Volvieron a intentarlo en 1998 animados por grupos que siguieron su estela con mucho más éxito como Deftones y llegaron a grabar unas demos, que se encuentran en Internet bajo nombre de World’s Fastest Car, pero se volvieron a disolver, esta vez para siempre.

Walter creó los exitosos Rival Schools, que tampoco duraron mucho, y escribió el seminal primer disco de CIV; Tom Capone estuvo en aquel maravilloso disco de Handsome del que ya hablé en su día, Sergio Vega siguió en diversos grupos hasta que reemplazó en Deftones, inicialmente de forma temporal y posteriormente de forma definitiva al malogrado Chi, y Alan Vega también hizo sus cosas; pero la llama de Quicksand seguía encendida especialmente a través de Internet, con webs de fans para fans como United by Walter, y siempre unos cuantos devotos seguidores insistiendo a Walter a que reformara la banda. Y por fin, en el 25º aniversario de Revelation Records, ocurrió el milagro, y Quicksand volvían a pisar juntos un escenario. Sólo 5 temas, muy corto, pero suficiente para ver, después de todos los años transcurridos, el nivel de fanatismo que todavía suscitaba la banda. Para mí muy significativo el set-list, 4 temas de “Slip” y su versión del “How Soon Is Now?” de The Smiths.

Y desde entonces no es que Quicksand hayan vuelto a ser una banda en toda su extensión pues van por períodos, y tampoco parece que el publicar nuevos temas sea una prioridad. Eso sí, en 2013 SRC Vinyl re-editó los 2 álbumes en vinilo por primera vez desde mediados de los 90 y no han parado desde entonces, con diferentes colores y ediciones, porque parece que hay suficiente demanda. En mi caso, la edición de “Slip” que veis al comienzo de esta entrada es la de “20th anniverary edition”, en vinilo negro de 180 gramos, edición limitada a 1000 ejemplares numerada a mano. La de “Manic Compression” es la segunda re-edición, en vinilo de 180 gramos transparente.

En fin, sigo contando los días para que aparezca un concierto de Quicksand por Madrid, tras aquel concierto telefoneando a Living Colour en la sala Aqualung de hace casi 20 años, o quizás les confirmen en el Resurrection Fest; si no hubiera sido tan mala fecha me hubiera ido a verles el 12 de Junio a Londres, pero no se puede ir a Londres todos los meses…

Handsome, el grupo que pudo reinar

Hay veces en que un grupo lo tiene todo para triunfar: las canciones memorables, el estilo en cuestión está en auge, sus miembros provienen de bandas conocidas, en definitiva los ingredientes necesarios para triunfar. Este fue el caso de los neoyorquinos Handsome, que sólo publicaron un único álbum en su historia, llamado precisamente “Handsome”, y salió al mercado en 1997 nada menos que a través de una multinacional como Epic/Sony… nunca se volvió a saber nada de ellos y ese disco ha quedado relegado a las cubetas de saldos en tiendas de segunda mano en muchos casos, o a algún lugar perdido en websites gigantescas como la de Amazon.

Handsome fueron un quinteto de gente de cierto pedigree en la escena hardcore de NYC: Peter Mengede ex-Helmet y Tom Capone ex-Quicksand a las guitarras, Pete Hines a la batería ex-CroMags, Eddie Nappi al bajo ex-Murphy’s Law y un semi-desconocido Jeremy Chatelain, luego en Jets to Brazil, a la voz. Pues bien, con esos mimbres los tíos se sacaron de la manga un álbum absolutamente espectacular, único, de los que quedan en la Historia aunque sólo sea para unos pocos. La música podemos llamarla post-hardcore, que era básicamente lo que habían inventado Quicksand unos años antes, hardcore más lento y muy emocional, aunque jugaban también con los típicos riffs marca de la casa de Helmet. El juego de guitarras es espectacular, la voz de Chatelain, bastante peculiar y muy melódica, la sección rítmica contundente; un álbum donde para mi gusto no sobra ni falta nada, si bien Epic no entendió bien cómo promocionarlo.

Y bien, esto fue todo, hicieron algunos pequeños tours por USA, llegaron a tocar incluso en Europa (la Kerrang! de aquella época les dio cierta cobertura) y se acabó… esencial para fans de los ya nombrados Quicksand y Helmet o algún otro grupos glorioso de esa época como Far.