Los mejores discos de 2016 (primera parte)

 

Y bien, tarde, porque normalmente solía publicar esta lista antes de acabar el año, o más bien la primera parte en un año y la segunda en otro, pero supongo que más vale tarde que nunca, vamos con los mejores álbumes del año 2016.

Ya sé que digo lo mismo todos los años, pero hay que reconocer que hemos vivido otro año espectacular en lo que a lanzamientos se refiere, tanto por la cantidad de discos publicados como por la gran calidad de muchos de ellos. Y bien, en la lista tenemos de todo: desde regresos espectaculares, como el de In The Woods; a algunos que ya son fijos en estas listas como Subrosa o Alter Bridge, y sobre todo, muchas bandas nuevas cuyos primeros trabajos han sacudido la escena, como pueden ser Sojourner o Eldamar, si miramos al black metal más épico siguiendo la senda de los dioses Summoning; otros grupos nuevos como Oceans of Slumber, Abyssic o Fuath, y un largo etcétera. En lo que a nuestro país se refiere, me quedo con los discos de los barceloneses Belgrado (ya hablé de ellos hace unos meses) y de los cordobeses Viva Belgrado, y sí, lo del nombre ya ha confundido a más de un amigo cuando les hablo de increíbles nuevas bandas emergentes, aunque en ninguno de los dos casos se trata de su primer álbum.

2016 ha sido un año nefasto para la música por todos aquellos grandes músicos que perdimos: empezando por David Bowie y finalizando con George Michael. Entre medias nos dijeron adiós el grandioso Prince, Leonard Cohen, Sharon Jones, Greg Lake de Emerson Lake & Palmer, o Rick Parfitt de Status Quo. También entre mis discos elegidos hay una triste noticia, y es que Aleah Stanbridge, la cantante de Trees Of Eternity, falleció de cáncer a la edad de 39 años y sin tiempo siquiera de ver publicado este “Hour of the Nightingale”.

Para terminar, decir que suelo dar prioridad a grupos nuevos o que no hayan aparecido en la lista anteriormente, así por ejemplo Khemmis aparecieron el año pasado y han vuelto a sacar disco en este 2016, y me gusta mucho, sin embargo lo encuentro ligeramente inferior al anterior y por eso no les he incluido; igual que discos que todavía no he tenido la oportunidad de escuchar en profundidad como son las nuevas obras (seguro que maestras) de Klimt1918 y de The Wounded, dos grupos que absolutamente me fascinan. Y por supuesto, aquellos que se me hayan olvidado o sobre los cuáles cambie de opinión durante las próximas semanas, pero en fin, así son las listas y sin más dilación, y como siempre sin ningún tipo de ranking, allá vamos, en dos entregas, con lo mejor de este 2017:

1.- In The Woods “Pure”

 

 

2.- Spectres “Utopia”

 

 

3.- Viva Belgrado “Ulises”

 

 

4.- Subrosa “For This We Fought The Battle Of Ages”

 

 

5.- Alcest “Kodama”

 

 

6.- Sojourner “Empires Of Ash”

 

 

7.- Oceans Of Slumber “Winter”

 

 

8.- Perturbator “The Uncanny Valley”

 

 

9.- Abyssic “A Winter’s Tale”

 

 

10.- 40 Watt Sun “Wider Than The Sky”

 

Mi banda sonora de la NBA

Michael Jackson_Michael Jackson_Jam

 

Además de la música, mi otra gran afición es el baloncesto, sobre todo la NBA. Llevo siguiendo la liga norteamericana más o menos a diario desde aquel verano del 86 cuando, tras el Mundobasket de España, Fernando Martín se incorporó a Portland Trail Blazers. Y la verdad es que hoy me gustaría poner banda sonora, mi banda sonora de la NBA, a todo ese tiempo que he pasado viendo o leyendo sobre baloncesto, y son canciones y videos que irremediablemente han unido mis dos mayores aficiones, como aquel programa de los 40 Principales de hace muchos años llamado “Basket & Music”.

Para comenzar, hay que hacerlo con esto:

 

 

Fernando Martín, que en paz descanse, sólo jugó en Portland una temporada, pero en muchos adolescentes y jóvenes españoles la NBA había pasado de ser algo tremendamente lejano a poder por lo menos ver, durante aquella temporada, algún que otro partido en diferido en Estudio Estadio. Las finales del 87 entre Lakers y Celtics pudieron ser vistas en España (con unos cuantos días de diferido, y sólo tres de los seis partidos), y sirvieron también para dar a conocer a un periodista que estuvo invitado a comentar el segundo partido llamado Ramón Trecet, que como curiosidad era también locutor en la radio musical Radio3, que ha sido tradicionalmente el rincón que ha quedado para la música menos comercial dentro de la radio pública.

Pues bien, a partir de la siguiente temporada, la 87-88 TVE puso a Ramón Trecet al frente de un programa de baloncesto NBA semanal que se llamó “Cerca de las Estrellas”, en el cuál se hacía un repaso semanal a la liga y se emitía un partido en diferido los viernes por la noche. Y la cabecera de aquel programa venía acompañada por el “Faith” de George Michael, un tema enormemente popular en la época. Esta era una versión instrumental que por supuesto no es la que hizo rico y famoso al ex-componente de Wham, pero los que vivimos aquella época siempre asociaremos siempre el “Faith” con la NBA y “Cerca de las Estrellas”.

Y bien, “Cerca de las Estrellas” fue un éxito rotundo durante su primera temporada y muchas más, y al acabar aquella primera temporada con el back-to-back de los Lakers del showtime, Ramón Trecet hizo algunos programas durante el verano, básicamente resúmenes y repetición de algún partido. Y una noche de Agosto nos encontramos con una joyita inesperada, que fue un programa “vintage” que incluía jugadas de años anteriores en un formato videoclip realmente atractivo. Hoy esos videos se pueden ver en YouTube bajo el nombre de “NBA Superstars”, y musicalmente me gustaría destacar este:

 

 

Charles “El Gordo” Barkley era una estrella emergente en aquella época, y este tema, “The Warrior” resume perfectamente el enfoque de Barkley respecto al baloncesto: guerra, batalla sin cuartel por el rebote, mates, jugadones de uno contra cinco, etc. El tema, AOR típicamente ochentero, pertenece al primer álbum, titulado también “The Warrior”, de esta banda llamada Scandal, que contó para su disco con la colaboración de esta chica llamada Patty Smyth (no confundir con la musa del punk y la nueva ola neoyorquina, del CBGB y de muchas otras cosas, Patti Smith). En fin, estos Scandal tuvieron una historia breve, pues sólo publicaron ese álbum y unos cuantos singles, y que han servido a lo largo de los años para varios recopilatorios y en definitiva explotar sus 15 minutos de éxito.

De todas formas el videoclip o la canción más famosa relacionada con el baloncesto probablemente sea esta, que juntaba a los dos Michaels, dos de las mayores estrellas de sus respectivos ámbitos:

 

 

“Jam” era otro de los numerosos éxitos que se incluían en “Dangerous”, el álbum de Michael Jackson que sucedía a “Bad”, y que como era costumbre en la época y en Jackson, elevaba el videoclip a la categoría de arte. En este ocasión el rey del pop optó por invitar al rey del basket a la fiesta dentro del elenco de invitados que solian acompañarle en sus extraordinarios videoclips desde la época de “Thriller” y de “Bad” y fue por supuesto fue otro exitazo a nivel de rotación en la MTV.

Finalmente, esto es más por la parte del basket, pero en aquellos videos que Trecet mostró en el verano del 88 se encontraba esta joya que incluía jugadas que en aquella época era imposible ver fuera de la NBA: mates de otra galaxia, alley-hoops (prohibidos en FIBA en aquella época), pases de fantasía… aquel video sirvió a muchos para descubrir a Larry Nance, con esos mates por encima de Kareem o de dos adversarios; y a Gus Williams, aquel base eléctrico de los Sonics, puesto que Julius Erving, “Magic” Johnson o James Worthy eran ya caras más o menos familiares.

El fantástico tema que acompaña al video es “Classical Gas”, una obra de 1968 de Mason Williams, un compositor, virtuoso de la guitarra, comediante y muchas cosas más y esta obra, instrumental, ha sido utilizada muchas veces en para espacios promocionales, encabezar telediarios, y ha sido versioneada por artistas como Vanessa Mae o Cozy Powell.