El regreso de Guns N’ Roses y la tecnología

Guns N Roses Troubadour

 

A estas alturas todo aquel que alguna vez compró el “Appetite for Destruction”, muy posiblemente el mejor disco de debut de la historia de la música, sabe que tres quintas partes de los Guns N’ Roses originales, la última gran banda de hard rock capaz de llenar estadios, han vuelto. Y más que centrarnos en si faltan Izzy o Steven Adler, en hablar sobre los conciertos sentado de Axl o en su aventura paralela con AC/DC, vamos a examinar la vuelta desde el punto de vista tecnológico, que para eso este es un blog donde música y tecnología confluyen.

Empecemos, como no podía ser de otra manera, por el principio. A principios de 2016 Guns N’ Roses confirman para verano su gira “Not In This Lifetime Tour” por Estados Unidos y comienza la histeria, las quinielas sobre si la reunión es de los cinco miembros originales o sólo algunos de ellos. Izzy, pese a haber tocado con los AxlRoses de los últimos años en alguna ocasión, enseguida se desmarca de la reunión; y tanto Steven Adler como el que fuera su sustituto Matt Sorum no terminan de confirmar si alguno de ellos se situará detrás de la batería.

Los primeros conciertos, anunciados como “de calentamiento” tendrán lugar en Las Vegas en Abril y los precios van de los 79,50$ a los 350$ por entradas “normales” y de 649$ a 2.500$ las entradas VIP… y todas ellas se agotan en cuestión de unos pocos días. También anuncia la banda que formará parte del cartel del festival del moderneo por naturaleza, Coachella, ese evento donde la gente va a publicar sus modelitos en Instagram mientras toca algún grupo que ni conoce ni le interesa.

Pero el plato fuerte llega el 31 de Marzo, cuando los rumores que circulaban sobre un posible concierto “sorpresa” de GN’R al día siguiente en el Troubadour de Los Angeles, uno de los locales de Sunset Strip que les vio nacer, finalmente se confirman. Twitter se pone en marcha y en pocos minutos ya hay docenas de personas haciendo cola en la antigua tienda de Tower Records, mítica cadena de tiendas de discos para la que en su momento trabajaron tanto Slash como Axl, y que hoy en día es un showroom de la marca de guitarras Gibson. El concierto del Troubadour y los tickets en Tower Records a 10$ se viralizan en Twitter, y alguna entrada llega a ser ofrecida en sitios web de reventa de entradas a precios desorbitantes, pese a que son pulseras (una por persona de la cola) y no se pueden quitar de la muñeca sin romperlas.

Finalmente llega el día 1 de Abril (Día de los Inocentes en USA) y pasadas las 12 de la noche (se había advertido que saldrían en algún momento después de las 23h, que ya conocemos cómo las gasta Axl con los horarios) la banda sale a escena. A los afortunados que han conseguido sus boletos en la cola de Tower se les han unido toda la pléyade de famosos, top models y rockstars habituales de estos saraos en la Ciudad de los Ángeles. A esa hora (9 de la mañana de domingo en España) Twitter echa humo y GNR son trending topic en España. Comienzan a llegar las primeras fotos del show a Twitter y a Facebook, pese a que teóricamente no se puede entrar con móviles, cámaras, etc… pero ya sabemos que intentar controlar la tecnología es ponerle puertas al campos hoy en día. También se empieza a filtrar el repertorio que están interpretando, y al poco tiempo de terminar el concierto se puede ver completo en Setlist.fm
Y claro, en cuanto saltan al escenario queda clara cuál es la formación para este concierto, con Richard Fortus a la guitarra y Frank Ferrer a la batería, acompañando a Dizzy Reed a los teclados y una señorita desconocida tocando más teclados, que enseguida es identificada como Melissa Reese. Todos ellos acompañando por supuesto al trío original de Axl, Slash y Duff.

 

 

El siguiente concierto, el primero en Las Vegas, es todavías más tecnológicamente avanzado: las fotos y los videos se suceden, pero el gran protagonista, además de un Axl sentado como consecuencia de una caída en el anterior concierto, es Periscope. El concierto es retransmitido en directo por varios usuarios de la red social perteneciente a Twitter, y así, y gracias de nuevo a la diferencia horario con Europa, se puede ver el regreso por todo lo alto de los Guns a primera hora de la mañana. ¿Significa esto que Periscope va a arruinar los conciertos de GNR o de cualquier otra banda en el futuro como más de un agorero ha empezado a pronosticar? Para nada, porque lo que sirve es como una maravillosa herramienta de promoción para la banda, y mucha gente que mira el concierto en el formato vertical clásico de Periscope, con una imagen y sonidos semi-decentes, lo que están deseando es que esa misma banda confirme un concierto en su ciudad para poder disfrutar de esa misma experiencia en vivo.

Es increíble asimismo lo de setlist.fm actualizándose en tiempo real, gente en el propio estadio o siguiendo cualquier retransmisión en directo (quién dice Periscope dice Facebook live o cualquier otra app de live streaming), y por supuesto cientos de personas en todas partes del mundo tuiteando sobre cualquier aspecto del concierto: el trono de Axl, el repertorio, que si es la primera vez que Slash toca algún tema del “Chinese Democracy”, y así un largo etcétera; no nos equivoquemos: publicidad gratuita para la banda, que a estas alturas estoy seguro que cuenta con un potentísimo equipo de social media detrás encargados de avivar, y por supuesto monitorizar y analizar esta actividad.

Por fin llega Coachella y el pequeño genio llamado Angus Young se sube al escenario con Guns N’ Roses confirmando lo que ya es un hecho, que Axl estará con ellos en la gira europea, antes de comenzar la gira americana de GNR. Gira americana por estadios que comenzó en Detroit, con Alice in Chains de teloneros, y que ha sido catalogada por Live Nation como un gran éxito, pese a que algunos agoreros se quejen de que GNR no son capaces de llenar en Kansas City, Missouri un miércoles por la noche a más de 100$ de media el boleto. Y casi cada noche y cada día se suceden las noticias respecto a los Guns: el 6 de Julio Steven Adler por fin se sube con ellos de nuevo al escenario para tocar un par de temas en Cincinnati; Guns N’ Roses han confirmado tour por Latinoamérica para el otoño, lo cuál significa que Europa definitivamente queda para 2017 (así nos da tiempo a ahorrar); Guns N’ Roses abren un pop-up store en la tienda de Jon Varvatos del 315 de Bowery Street (recordemos, esa es la dirección del mítico CBGB), y un sinfín más de noticias.

Guns N’ Roses tardaron casi un año en conseguir alcanzar lo más alto del Billboard con “Appetite for Destruction”, publicado hace la friolera de 29 años, y que fue un álbum que durante más de año y medio sólo se podía comprar en España de importación, si lo encontrabas y a qué precio. Hoy en día, podemos ver a Axl y sus compañeros salir al escenario cada noche desde nuestro teléfono móvil; algunos pensarán que se ha perdido la magia, otros pensamos en cómo sacar todavía más partido de la tecnología, de ese monstruo que aparece en la censurada portada del icónico álbum.

 

Mi banda sonora de la NBA

Michael Jackson_Michael Jackson_Jam

 

Además de la música, mi otra gran afición es el baloncesto, sobre todo la NBA. Llevo siguiendo la liga norteamericana más o menos a diario desde aquel verano del 86 cuando, tras el Mundobasket de España, Fernando Martín se incorporó a Portland Trail Blazers. Y la verdad es que hoy me gustaría poner banda sonora, mi banda sonora de la NBA, a todo ese tiempo que he pasado viendo o leyendo sobre baloncesto, y son canciones y videos que irremediablemente han unido mis dos mayores aficiones, como aquel programa de los 40 Principales de hace muchos años llamado “Basket & Music”.

Para comenzar, hay que hacerlo con esto:

 

 

Fernando Martín, que en paz descanse, sólo jugó en Portland una temporada, pero en muchos adolescentes y jóvenes españoles la NBA había pasado de ser algo tremendamente lejano a poder por lo menos ver, durante aquella temporada, algún que otro partido en diferido en Estudio Estadio. Las finales del 87 entre Lakers y Celtics pudieron ser vistas en España (con unos cuantos días de diferido, y sólo tres de los seis partidos), y sirvieron también para dar a conocer a un periodista que estuvo invitado a comentar el segundo partido llamado Ramón Trecet, que como curiosidad era también locutor en la radio musical Radio3, que ha sido tradicionalmente el rincón que ha quedado para la música menos comercial dentro de la radio pública.

Pues bien, a partir de la siguiente temporada, la 87-88 TVE puso a Ramón Trecet al frente de un programa de baloncesto NBA semanal que se llamó “Cerca de las Estrellas”, en el cuál se hacía un repaso semanal a la liga y se emitía un partido en diferido los viernes por la noche. Y la cabecera de aquel programa venía acompañada por el “Faith” de George Michael, un tema enormemente popular en la época. Esta era una versión instrumental que por supuesto no es la que hizo rico y famoso al ex-componente de Wham, pero los que vivimos aquella época siempre asociaremos siempre el “Faith” con la NBA y “Cerca de las Estrellas”.

Y bien, “Cerca de las Estrellas” fue un éxito rotundo durante su primera temporada y muchas más, y al acabar aquella primera temporada con el back-to-back de los Lakers del showtime, Ramón Trecet hizo algunos programas durante el verano, básicamente resúmenes y repetición de algún partido. Y una noche de Agosto nos encontramos con una joyita inesperada, que fue un programa “vintage” que incluía jugadas de años anteriores en un formato videoclip realmente atractivo. Hoy esos videos se pueden ver en YouTube bajo el nombre de “NBA Superstars”, y musicalmente me gustaría destacar este:

 

 

Charles “El Gordo” Barkley era una estrella emergente en aquella época, y este tema, “The Warrior” resume perfectamente el enfoque de Barkley respecto al baloncesto: guerra, batalla sin cuartel por el rebote, mates, jugadones de uno contra cinco, etc. El tema, AOR típicamente ochentero, pertenece al primer álbum, titulado también “The Warrior”, de esta banda llamada Scandal, que contó para su disco con la colaboración de esta chica llamada Patty Smyth (no confundir con la musa del punk y la nueva ola neoyorquina, del CBGB y de muchas otras cosas, Patti Smith). En fin, estos Scandal tuvieron una historia breve, pues sólo publicaron ese álbum y unos cuantos singles, y que han servido a lo largo de los años para varios recopilatorios y en definitiva explotar sus 15 minutos de éxito.

De todas formas el videoclip o la canción más famosa relacionada con el baloncesto probablemente sea esta, que juntaba a los dos Michaels, dos de las mayores estrellas de sus respectivos ámbitos:

 

 

“Jam” era otro de los numerosos éxitos que se incluían en “Dangerous”, el álbum de Michael Jackson que sucedía a “Bad”, y que como era costumbre en la época y en Jackson, elevaba el videoclip a la categoría de arte. En este ocasión el rey del pop optó por invitar al rey del basket a la fiesta dentro del elenco de invitados que solian acompañarle en sus extraordinarios videoclips desde la época de “Thriller” y de “Bad” y fue por supuesto fue otro exitazo a nivel de rotación en la MTV.

Finalmente, esto es más por la parte del basket, pero en aquellos videos que Trecet mostró en el verano del 88 se encontraba esta joya que incluía jugadas que en aquella época era imposible ver fuera de la NBA: mates de otra galaxia, alley-hoops (prohibidos en FIBA en aquella época), pases de fantasía… aquel video sirvió a muchos para descubrir a Larry Nance, con esos mates por encima de Kareem o de dos adversarios; y a Gus Williams, aquel base eléctrico de los Sonics, puesto que Julius Erving, “Magic” Johnson o James Worthy eran ya caras más o menos familiares.

El fantástico tema que acompaña al video es “Classical Gas”, una obra de 1968 de Mason Williams, un compositor, virtuoso de la guitarra, comediante y muchas cosas más y esta obra, instrumental, ha sido utilizada muchas veces en para espacios promocionales, encabezar telediarios, y ha sido versioneada por artistas como Vanessa Mae o Cozy Powell.