Mi banda sonora de la NBA

Michael Jackson_Michael Jackson_Jam

 

Además de la música, mi otra gran afición es el baloncesto, sobre todo la NBA. Llevo siguiendo la liga norteamericana más o menos a diario desde aquel verano del 86 cuando, tras el Mundobasket de España, Fernando Martín se incorporó a Portland Trail Blazers. Y la verdad es que hoy me gustaría poner banda sonora, mi banda sonora de la NBA, a todo ese tiempo que he pasado viendo o leyendo sobre baloncesto, y son canciones y videos que irremediablemente han unido mis dos mayores aficiones, como aquel programa de los 40 Principales de hace muchos años llamado “Basket & Music”.

Para comenzar, hay que hacerlo con esto:

 

 

Fernando Martín, que en paz descanse, sólo jugó en Portland una temporada, pero en muchos adolescentes y jóvenes españoles la NBA había pasado de ser algo tremendamente lejano a poder por lo menos ver, durante aquella temporada, algún que otro partido en diferido en Estudio Estadio. Las finales del 87 entre Lakers y Celtics pudieron ser vistas en España (con unos cuantos días de diferido, y sólo tres de los seis partidos), y sirvieron también para dar a conocer a un periodista que estuvo invitado a comentar el segundo partido llamado Ramón Trecet, que como curiosidad era también locutor en la radio musical Radio3, que ha sido tradicionalmente el rincón que ha quedado para la música menos comercial dentro de la radio pública.

Pues bien, a partir de la siguiente temporada, la 87-88 TVE puso a Ramón Trecet al frente de un programa de baloncesto NBA semanal que se llamó “Cerca de las Estrellas”, en el cuál se hacía un repaso semanal a la liga y se emitía un partido en diferido los viernes por la noche. Y la cabecera de aquel programa venía acompañada por el “Faith” de George Michael, un tema enormemente popular en la época. Esta era una versión instrumental que por supuesto no es la que hizo rico y famoso al ex-componente de Wham, pero los que vivimos aquella época siempre asociaremos siempre el “Faith” con la NBA y “Cerca de las Estrellas”.

Y bien, “Cerca de las Estrellas” fue un éxito rotundo durante su primera temporada y muchas más, y al acabar aquella primera temporada con el back-to-back de los Lakers del showtime, Ramón Trecet hizo algunos programas durante el verano, básicamente resúmenes y repetición de algún partido. Y una noche de Agosto nos encontramos con una joyita inesperada, que fue un programa “vintage” que incluía jugadas de años anteriores en un formato videoclip realmente atractivo. Hoy esos videos se pueden ver en YouTube bajo el nombre de “NBA Superstars”, y musicalmente me gustaría destacar este:

 

 

Charles “El Gordo” Barkley era una estrella emergente en aquella época, y este tema, “The Warrior” resume perfectamente el enfoque de Barkley respecto al baloncesto: guerra, batalla sin cuartel por el rebote, mates, jugadones de uno contra cinco, etc. El tema, AOR típicamente ochentero, pertenece al primer álbum, titulado también “The Warrior”, de esta banda llamada Scandal, que contó para su disco con la colaboración de esta chica llamada Patty Smyth (no confundir con la musa del punk y la nueva ola neoyorquina, del CBGB y de muchas otras cosas, Patti Smith). En fin, estos Scandal tuvieron una historia breve, pues sólo publicaron ese álbum y unos cuantos singles, y que han servido a lo largo de los años para varios recopilatorios y en definitiva explotar sus 15 minutos de éxito.

De todas formas el videoclip o la canción más famosa relacionada con el baloncesto probablemente sea esta, que juntaba a los dos Michaels, dos de las mayores estrellas de sus respectivos ámbitos:

 

 

“Jam” era otro de los numerosos éxitos que se incluían en “Dangerous”, el álbum de Michael Jackson que sucedía a “Bad”, y que como era costumbre en la época y en Jackson, elevaba el videoclip a la categoría de arte. En este ocasión el rey del pop optó por invitar al rey del basket a la fiesta dentro del elenco de invitados que solian acompañarle en sus extraordinarios videoclips desde la época de “Thriller” y de “Bad” y fue por supuesto fue otro exitazo a nivel de rotación en la MTV.

Finalmente, esto es más por la parte del basket, pero en aquellos videos que Trecet mostró en el verano del 88 se encontraba esta joya que incluía jugadas que en aquella época era imposible ver fuera de la NBA: mates de otra galaxia, alley-hoops (prohibidos en FIBA en aquella época), pases de fantasía… aquel video sirvió a muchos para descubrir a Larry Nance, con esos mates por encima de Kareem o de dos adversarios; y a Gus Williams, aquel base eléctrico de los Sonics, puesto que Julius Erving, “Magic” Johnson o James Worthy eran ya caras más o menos familiares.

El fantástico tema que acompaña al video es “Classical Gas”, una obra de 1968 de Mason Williams, un compositor, virtuoso de la guitarra, comediante y muchas cosas más y esta obra, instrumental, ha sido utilizada muchas veces en para espacios promocionales, encabezar telediarios, y ha sido versioneada por artistas como Vanessa Mae o Cozy Powell.

 

 

La difícil sustitución del iPod Classic y del scrobbling

iPod_Classic

Hace un par de meses tuve problemas con mi viejo iPod Classic, y puesto que Apple hace ya tiempo que decidió dejar de lado los reproductores de música de alta capacidad, tuve que pasar por el dilema de la sustitución del iPod Classic, y sopesé todas las alternativas, que a continuación expongo:
– utilizar el móvil: a pesar de que habitualmente llevo dos móviles iPhone (el personal y el de trabajo) no era buena idea, sobre todo por la insuficiente capacidad, algunos problemas de batería, etc. Y porque seamos sinceros, el móvil está más bien hecho para disfrutar de un Spotify o de un Apple Music y no para estar metiendo y sacando mp3 todo el rato, porque además iTunes no es la plataforma más sencilla del mundo.
– gama iPod actual: no se ajusta a mis necesidades, puesto que los modelos más asequibles (Nano, Shuffle) no me valen por capacidad; y los iPod Touch no tienen sentido, por precio y porque básicamente son iPhones sin teléfono, y para eso tengo ya dos iPhones.
– otros fabricantes: realmente casi ninguna marca mantiene en su portfolio de productos algo parecido a un iPod Classic, puesto que incluso el mayor rival de Apple durante estos últimos años, Samsung, también ha eliminado su reproductor de música hace relativamente poco.
– ví también que hoy en día existen opciones a muy buen precio de reproductores de mp3 con una capacidad bastante aceptable, para aquellos que sólo queremos escuchar música. Mi problema: ninguno tiene software que permita hacer scrobbling, y es que en mi caso no se trata solamente de escuchar música, sino disponer de detalladas estadísticas de qué escucho, y para ello es necesario que el cacharro en cuestión no sea únicamente reproductor de música sino que tenga posibilidades de incorporar software de terceros como el famoso scrobbler de last.fm.
Por un momento estuve incluso pensando en comprarme el Walkman de Sony, porque es probablemente de lo mejor que hay hoy en día como reproductor, y hubiera sido un deja-vú total comprar un Walkman en 2015, pero no permite incorporar el scrobbler, así que mi gozo en un pozo.
– entonces me pasé a la alta resolución, que para mí al menos era una gran desconocida hasta entonces. Y como en todo, una vez que empiezas a rascar, encuentras un mundo entero con todas sus ramificaciones. El resumen es: hay un nicho de aficionados a la música que necesitan y gustan de escuchar la música en alta resolución, y para ellos hay una serie de aparatos portátiles a medida. Empezando por el PonoPlayer de Neil Young que primeramente salió por Kickstarter (y que no es sólo un aparato, sino también un servicio como PonoMusic), pasando por el modelo de Sony, que efectivamente es un Walkman con un precio absolutamente desorbitado, hasta llegar a lo que yo considero son lo más parecidos al sustituto natural del iPod, y que son marcas como FiiO o iBasso. En muchos casos se trata de marcas chinas pero de gran calidad, tanto de acabados como de software. Con una gran capacidad puesto que los archivos en alta resolución son mucho mayores que los tradicionales mp3, lo interesante es que esta capacidad puede además aumentarse mediante tarjetas de memoria. Y bueno, ya estaba más o menos convencido de adquirir uno de estos cacharros hasta que me tocó investigar la parte de integración con last.fm y pude leer que, pese a las muchas peticiones de usuarios en ese sentido, hasta el momento no había esa integración. Para todo lo relacionado con la alta resolución recomiendo la lectura de este blog que a mí desde luego me ayudó mucho (y en la cuál acabo de ver una entrada reciente similar a esta mía jeje).

Así pues, habiendo descartado todo lo nuevo, quedaba otra alternativa y es mi buen amigo eBay. Es decir, mucha gente tenía iPods Classics e incluso quizás habría algunos nuevos, puesto que cuando Apple anunció que ya no fabricaría más, los estuvo comercializando todavía durante un poco de tiempo, lo mismo que sus resellers, y si hubiera hecho lo que tenía que haber pensado que era comprar uno de repuesto entonces, ahora no estaríamos en estas, pero en fin… Pues bien, ningún chollo en eBay: aquellos que tienen iPods Classics sin estrenar los venden a precio de oro, y los de segunda mano tampoco es que sean ninguna ganga en eBay. Así pues un mercado secundario que está funcionando la mar de bien, por si alguien tiene algún iPod Classic cogiendo polvo en casa.

Última opción, que parece que hoy en día nunca nos acordamos de ella: reparar mi iPod Classic. Y mira por donde, y como por otra parte también es lógico, también aquí hay un mercado emergente, puesto que ya no solamente por lo de last.fm, pero hay mucha gente que tiene ya sus librerías sincronizadas y todo montado alrededor de su iPod Classic, no ha conocido otra cosa, y quiere continuar con él, entre otras cosas porque la alta resolución tampoco va con ellos.
En mi caso, después de mirar y descartar el hacerlo yo mismo (que se puede con maña y con tutoriales de YouTube), puedo ahora recomendar este sitio y se nota que tienen bastante experiencia con los Classics, puesto que ofrecen incluso varias opciones de reparación en función del problema y efectivamente la mía ya la tenían muy trabajada. Lo dicho, servicio de reparación al carrito de la compra, pago fácil con PayPal y a esperar a que lo recojan, servicio impecable y iPod a pleno rendimiento de nuevo (como siempre, comentar que no tengo nada que ver con esta gente, y pagué el servicio como todo el mundo, simplemente me permito recomendarles).

De todas formas habrá que estar muy atentos porque en el momento en que los FiiO y demás conecten sus aparatos a Internet (ese es el tema para conseguir meter todo tipo de software), podemos vivir un nuevo paso adelante en la música portátil, dentro de lo que se conoce como Internet of Things.