Hoy es el día de la madre

Impresionante video, que creo que consigue muy bien su objetivo, y que yo aprovecho para felicitar a mi madre, y también a mi mujer y madre de mis hijos, ambas lectoras de este blog.

Y luego, aunque sea algo típico, siempre es buen momento para recordar este temazo del amigo Danzig titulado precisamente “Mother”. Danzig es uno de los artistas en activo que nunca he visto en directo y que más ganas le tengo, pero verdaderamente parece tener un problema con España. Hace unos años llegó a estar confirmado durante bastante tiempo en el cartel del Azkena Rock para finalmente cancelar su actuación; y posteriormente estuvo confirmado durante aproximadamente 5 minutos en el cartel de un Sonisphere, en uno de los mayores ridículos que yo haya visto por parte de un festival grande. Es decir, ¿confirmas y en unos pocos minutos sale el artista diciendo que no toca?, ¿qué clase de contrato tenías firmado?, ¿te has precipitado, faltaban flecos?. En fin, le puede pasar a un festival pequeñito, inexperto, pero a todo un Sonisphere…

Hay dos videoclips de esta canción, el original del año 88 de la época de la publicación de “Danzig I” y este video en directo del año 93, que para mí es grandioso; y aparte que la canción es el mayor clásico que Glenn ha aportado como Danzig a la historia de la música, la banda que llevaba entonces era insuperable: John Christ a la guitarra, Eerie Von al bajo, y Chuck Biscuits a la batería; es decir, la formación clásica de los cuatro primero álbumes de Danzig. La banda destila actitud por todos los poros, con esa imagen de Hell’s Angels, y parece que el concierto esté teniendo lugar verdaderamente en el mismo infierno delante de una audiencia entregada. Y claro, yo siempre que me imagino un concierto de Danzig me imagino algo como esto, pese a que luego he visto imágenes de muchos conciertos de Danzig en que la intensidad no ha sido ni de lejos la misma, empezando porque desgraciadamente hace mucho tiempo que esos tres forajidos que le acompañaban fueron invitados a abandonar el barco.

Seguiremos contando los días para ese concierto deseando de Danzig…