La red social de la música: last.fm

De todas las aplicaciones y webs que hoy en día existen en Internet para los más fanáticos de la música, mi favorita sin duda es last.fm, y suele ocurrir que cada vez que algún amigo me pregunta por una web relacionada con la música que ofrezca determinados servicios que buscan o que les gustaría conocer, les acabo dirigiendo allí. Y lo curioso es que hay mucha gente que no la utiliza o ni siquiera la conoce.

Para comenzar, diremos que last.fm es una red social centrada en la música, esa sería la mejor descripción. Y luego es un servicio de radio por Internet, pero como todo, no depende tanto de qué sea sino para qué la use cada uno, y yo no utilizo todas sus funciones, sino sólo algunas pero que me resultan sumamente útiles o interesantes. Veamos:

– Scrobbling: esta fue la gran ventaja competitiva de last.fm en su momento y lo que le volvió tremendamente popular entre music freaks, y es la posibilidad de “tomar nota” y contabilizar toda aquella música que uno escucha, construyendo de esa forma una base de datos personal, y lo más importante, que se puede compartir. Las fuentes principales por supuesto son los grandes reproductores tanto en ordenadores como portátiles, es decir, iTunes, Windows Media Player y todo tipo de reproductores de sobremesa, y la posibilidad de que cuando sincronizas tus dispositivos portátiles (iPods, iPads, Android, etc…) también toma nota de ello. Así pues con esto sabemos cuál es el artista que más veces hemos escuchado, nuestras canciones más reproducidas, etc… y es a partir de estos datos, como ocurre siempre en la era digital, donde se empiezan a gestar otros servicios.

– Recomendaciones: una de las cosas que más me gusta de last.fm es el tema de las recomendaciones, porque en función de lo que escuchas (los datos que tú le suministras), te va sugiriendo otros grupos. Y debo decir que en la mayoría de los casos las recomendaciones son tremendamente acertadas, a poco que ese grupo tenga un número decente de scrobblings y de oyentes.

– Eventos: algunos amigos me han escuchado esta frase muchas veces cuando hablamos de si un grupo ha confirmado o no un concierto o van a venir a tocar, “para mí, si un concierto no está en last.fm no existe”, es decir, esta es una poderosísima herramienta de marketing para promocionar los conciertos. Porque además como todo va linkado, estos conciertos también aparecen en las páginas de cada artista, te va recomendando eventos en función de lo que escuchas, etc… ya vamos viendo todo el ecosistema social musical que gira en torno a los datos que vas proporcionando… Y es muy divertido, porque hoy en día, particularmente en determinados estilos de música, uno puede hacerse una idea muy aproximada a la realidad de cuál va a ser la asistencia a un concierto simplemente mirando en last.fm y cuánta gente se ha “apuntado a ir” a ese concierto. Yo de hecho empecé en last.fm en este servicio como agenda de conciertos, y luego además permite sincronizarlo con las agendas de otros dispositivos (Outlook, Google Calendar, etc)

– Páginas de grupos: cada grupo dispone de su propia página, y este es el punto central al cuál van todos esos scrobblings. Incluye cuáles son las canciones más reproducidas, los álbumes del grupo, e incluso una biografía del grupo a modo de wiki, es decir, escrita por los propios usuarios. Desde mi punto de vista, todos los grupos deberían preocuparse de tener su página de last.fm perfectamente actualizada, igual que hacen con la de Facebook, porque si bien aquí el tráfico es infinitamente inferior, la afinidad es enorme, es decir, la gente que entra está verdaderamente interesada en la música. Aquí es también el lugar donde los grupos suben temas de forma gratuita para que los visitantes los escuchen, y hay incluso álbumes enteros ahí subidos. Por supuesto es otra excelente plataforma desde la cuál linkar la web principal del grupo, sea un dominio propio, una página en Facebook, etc…

– Amigos: ya hemos dicho que esta es sobre todo una red social, en la cuál puedes incluir amigos, y puedes ver toda la actividad de tus amigos, como qué escuchan, qué eventos están pensando en asistir, sus temas favoritos, etc. y por supuesto cuantos más amigos, más datos, más recomendaciones, más eventos recomendados…

– Radio: last.fm ha fue muy conocida en su momento como un servicio de radio, porque te ofrece muchas posibilidades de descubrir nueva música en función de la que escuchas, y en su momento era un modelo freemium que luego prácticamente se convirtió en premium. Y la verdad es que el negocio supongo que se está moviendo en otra dirección, puesto que apenas veo actividad por ese lado; ciertamente es un servicio que nunca he utilizado, básicamente porque prefiero escuchar mi música, que ya apenas tengo tiempo para escuchar todo lo que tengo, y las recomendaciones prefiero buscármelas yo mismo, entre otros sitios en la propia last.fm

En fin, seguiré hablando de last.fm en otras entradas en el futuro, quizás desarrollando algo más alguno de estos servicios, pero creo que por ahora esto sirve para aquellos que se estén preguntando en qué consiste el famoso scrobbling (que he visto que ahora también se pueden scrobblear vídeos… interesante mmm)

 Aquí mi perfil de last.fm para hacerse una mejor idea de todo esto que he comentado.

Sobre JR

Javier Roa ha escrito 127 entradas en este blog.

2 thoughts on “La red social de la música: last.fm

  1. La verdad es que de pequeño soñaba con saber cual habia sido el disco/cancion que más había odio. Ahora todo esto de last.fm me da más agobio que otra cosa, pero esta bien saber de ello, así que gracias J.

  2. Pingback: Discogs, el panel central de tu colección de música - El Futuro Perfecto

Comments are closed.